lunes, 3 de octubre de 2016

Pacogate

El testimonio que abrió la investigación por fraude al Fisco en la construcción de retenes

Por: Ivonne Toro Agurto


El exinspector de obras de Carabineros, Francisco Pizarro, relató al fiscal Villalobos cómo se le entregaron recursos, sin que se cumplieran los requisitos, a la empresa CGM, de un exfuncionario de Carabineros y cómo se aprobó que esta compañía, sin experiencia previa, se adjudicara la construcción por $1.600 millones de los retenes de Coyhaique Alto, Proyecto de Reposición Retén Lago Castor, Retén Isla Huar, y Villa Ortega. Por estos hechos existen dos excarabineros en prisión preventiva.

Fue el 26 de mayo de 2014, cuando el ingeniero en construcción, Francisco José Pizarro Dasso, exinspector técnico de obras de Carabineros, entregó ante el Ministerio Público el testimonio que permitió al fiscal José Antonio Villalobos, formalizar por fraude al fisco, cohecho y negociación incompatible a dos exfuncionarios de Carabineros, presuntamente vinculados en irregularidades en la construcción de cuatro retenes que quedaron destruidos luego del terremoto del 27-F.

Producto de esta indagatoria, Villalobos solicitó a Carabineros la nómina total de construcciones desde el año 2010 en adelante, las que serán revisadas por el persecutor y durante esta semana el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago aceptó dejar en prisión preventiva a los excarabineros Christián Bustos Morgado y César Rojas Gaete, socio de la investigada constructora CGM Limitada, junto a Cristián Gutiérrez, representante legal de la compañía y al mismo Pizarro. Todos ellos habrían sido partícipes, con distinta responsabilidad, del ilícito que permitió defraudar al fisco en más de $500 millones, según la estimación realizada por la Fiscalía y el Consejo de Defensa del Estado, luego de que el exmayor Rojas Gaete realizara gestiones para que la empresa CGM Ltda. se adjudicara la construcción por $1.600 millones de los retenes de Coyhaique Alto, Proyecto de Reposición Retén Lago Castor, Retén Isla Huar, y Villa Ortega.

Además, según fuentes de la investigación contactadas por The Clinic Online, el actual jefe de la Zona de Carabineros del Maule, Félix Flores Santis, que en la época era superior de Bustos podría ser formalizado también en esta causa. En su cuenta corriente figuran una serie de depósitos en efectivo, uno de ellos por $10 millones que están siendo analizados y una transferencia que el ministerio Público tiene en la mira de $1 millón de pesos de Purísima Toledo -oficial de Carabineros y esposa del ex mayor Rojas Gaete. Flores Santis declaró que estos fondos corresponden a la compra de un mueble.

EL TESTIMONIO

En su testimonio, Pizarro Dasso detalla que es Ingeniero en Construcción, titulado del DUOC el año 2008 y que en 2009 fue contratado por Carabineros. En 2012, estaba “a cargo de realizar visitas mensuales a una obra en ejecución, con la finalidad de constatar su avance y correcta ejecución para tramitación de estados de pago, para lo cual debía recepcionar la factura de la empresa, dejar constancia respectiva de la recepción en la misma factura, luego generar un Informe Técnico de los avances de la obra y posteriormente realizar la constancia al reverso de la factura la cual debe quedar firmada por el Jefe de Área de Coordinación, Ejecución y Gestión de Proyectos, en estos casos; el Comandante Bustos Morgado y mi firma”.


En su declaración, Pizarro precisa que no admite “culpabilidad, ni administrativa ni penal ni civil, sino que mi única intención es esclarecer de quién, cómo y de qué manera recibí órdenes, las cuales ejecuté de buena fe. También indicar que no hice o dejé de hacer cosas propias de mi función por promesas o por ascensos, ni incidí en la conducta de otros funcionarios, instigando o prometiendo recompensa, no realicé tráfico de influencias. Por ende en definitiva no tuve intención ni conocimiento de que, dado las órdenes que se me señalaban, podría afectar el interés fiscal. Siempre pensé que cumpliendo las órdenes de mi superior, cumplía con la ejecución presupuestaria, y que jamás pensé ni idee un negocio o avances falsos o mentirosos, con el afán de robar un peso al fisco de Chile”.

Luego detalla que el Comandante Bustos Morgado “me ordenó tramitar” en diciembre de 2012 pagos a CGM limitada por más de $172 millones. Indiqué en forma verbal “que no era posible tramitar pagos por obras no ejecutadas ni fiscalizadas y menos aún, a una empresa sin historial en los registros de este departamento, sumado a que no se había realizado la entrega de terreno, ni se había acudido al lugar de la obra a fiscalizar, en el caso Tenencia Coyhaique Alto y Retén Lago Castor”.

Explica que luego de este impasse, el Oficial Jefe, Teniente Coronel Bustos, comienza “con tratos despectivos, traducidos en un maltrato laboral constante, realizado incluso ante contratistas, con palabras como ‘Niño Down, el Chanta, Mongólico’, entre otros, finalizando según mi percepción personal, con amenazas directas, efectuadas ante los profesionales del área de fiscalización de obras y revisión de proyectos, indicando que si no se hacía lo que él disponía, la gente no le servía, por lo que seríamos reemplazados, ambas situaciones apreciadas por personal del área de fiscalización y revisión de proyectos (Juan Francisco Socias Arquitecto, Romina Parraguez Ingeniera Civil, Guillermo Nadal Constructor Civil, Andrea Campusano Arquitecto, Marcos Pomar Ingeniero en Construcción, Fabián Gutiérrez Arquitecto), entre otros”.

Por esta razón, plantea, decidió acatar lo dispuesto por el Oficial Superior, “confeccionando en una primera instancia el acta de entrega de terreno de las obras de la Tenencia Coyhaique Alto y del Reten Lago Castor, para luego recepcionar facturas del señor Ignacio Labra (Arquitecto jefe de proyectos de la Empresa CGM Limitada), tramitando posteriormente los estados de pago”. Todo ello, explica, pasando a llevar los requisitos de Contabilidad y Finanzas del Departamento Cuarteles, que ordenaba la revisión de comprobantes de pago de cotizaciones previsionales, depósitos de ahorro voluntario, fondos de pensiones, seguro de cesantía, entre otras exigencias.

Afirma que, por ejemplo, respecto del retén Villa Ortega, tras una visita inspectiva se determinó que el avance apreciado era casi nulo. Por lo mismo, le planteó a Bustos “que no realizaría tramitación de estado de pago dado el nulo avance de obra y le planteo la inquietud que la nueva empresa no podrá realizar la obra dentro del periodo contratado, dado los atrasos que a la fecha presentaba, siendo en esos instantes que el Comandante Bustos me ordena no enviar esta información a través de documentación electrónica u oficio ordinario, señalando que toda información debía ser presentada directamente a él, ya que él era el jefe de área de coordinación y ejecución de proyectos y el determinaba lo bueno para Carabineros como departamento ya que el Coronel Jefe de Departamento era nuevo y no cacha nada”.

Tras una visita inspectiva, Pizarro constató que no se estaban cumpliendo los plazos en las obras comprometidas y que, por este motivo “no estaban las condiciones para generar.nuevos pagos, sin embargo, mi Comandante señaló que la situación no es para preocuparse ya que él hablará con el socio capitalista de la empresa CGM Limitada, quien es su amigo personal, con el propósito de subsanar mi preocupación por el avance”. En condiciones similares, se ejecutó un segundo pago a CGM.

En marzo de 2013, en horario de colación, Bustos llevó a Pizarro al Mall Florida Center “en su vehículo particular (en ese entonces marca Volvo, modelo C-20, al parecer año 2013), y estando en el sector de estacionamientos me presentó al Sr. Cesar Rojas Gaete como socio capitalista de la empresa constructora CGM, al cual reconocí, ya que en una oportunidad lo vi junto a él en las oficinas que utilizaba la Subdirección de Compras de Carabineros, antes dependencias del Departamento Cuarteles ubicadas en el Parque Bustamante. Acto seguido, durante esta entrevista le consulté si era oficial de Carabineros, indicándome que se había retirado, ya que ahora se dedicaba a empresario, dirigiéndonos al patio de comidas donde Cesar Rojas me consultó por el estado de avance de lás obras, cuanta gente se encontraba trabajando en cada una de las obras, que materiales se encontraban en las obras y que información técnica había sido proporcionada, entre otras preguntas relacionadas con las obras en ejecución”.

Según Pizarro, ante estas consultas “le respondí que él como socio capitalista me llamaba la atención que no hubiese fiscalizado en terreno, ya que tal como le había transmitido al Comandante Bustos Jefe De Área, el avance era inferior a lo cancelado a la fecha y no se había entregado la información técnica correspondiente al estado de ejecución, momento en el cual hace un alto y me indica que él se preocupará personalmente que la información sea actualizada y se inyecten mayores recursos a las obras”.

El exinspector cuenta que los pagos a la compañía prosiguieron pese a los incumplimientos y que Bustos ideó fórmulas para evitar que se cursaran multas. Incluso, asegura, se le pidió firmar la recepción del retén de Isla Huar, a lo que se negó ya que la construcción no estaba terminada y que tal situación fue comunicada al Jefe del Departamento, el entonces Coronel y hoy General Félix Flores Santis, quien le respondió que “la obra era un barco en el cual navegábamos y debía llegar a puerto por el bienestar de los Carabineros de la Zona, por lo cual debía realizarse lo indicado por el Comandante Bustos”.

Cuando se hizo evidente CGM no podía cumplir con las entregas, Pizarro relata que se ideó un trato directo con Grossman S.A. “con la cual se ofrecía a concluir las obras y así terminar los trabajos por los dineros que restaban a cancelar, y los materiales que se encontraban en terreno”. El 28 de octubre del año 2013, mediante Resolución Exenta DILOCAR N° 847 se inscribió Grossman en el registro de contratistas de Carabineros, “sorprendiéndome al percatarme que dentro de la constitución de sociedad de la empresa se encontraba el Arquitecto Ignacio Labra, el mismo jefe de proyectos de la empresa CGM Ltda., en circunstancias que para esa categoría debiese ser un ingeniero, llamándome más aún la atención que el Sr. Cesar Rojas Gaete se encontraba como componente del directorio de la sociedad, el mismo supuesto socio-capitalista de la Empresa C.G.M. Ltda”. Con Grossman S.A se comprometió un pago de $83.340.915.- IVA incluido, para el término de la reposición del cuartel de la Tenencia Coyhaique Alto, y de de $19.130.505.- IVA incluido para el término de la reposición del Retén Isla Huar.

Según Pizarro, “los cuatro proyectos de Reposición de los Cuarteles de los destacamentos de Puerto Montt y en especial los de Coyhaique, como profesional del área de construcción, nunca debieron se licitados por nosotros” por los montos involucrados y las características técnicas.

Además, plantea que C.G.M. “era una empresa que no había ejecutado nunca un proyecto para Carabineros de Chile y que sorpresivamente se adjudica cuatro proyectos de esta envergadura que ascienden a montos de aproximadamente $1.600 millones”.

No hay comentarios: