viernes, 14 de octubre de 2016

Una conversación con un Chicago Boy que cree en el rol del Estado

Marvin Zonis, economistas políticos (Chicago Boy)

Fue el invitado estrella 
en seminario del Bci

“Chile es uno de los ejemplos donde la falla del neoliberalismo ha sido expuesta: el destino del individuo no puede quedar en manos del mercado”

Marvin Zonis es uno de los economistas políticos más influyentes del mundo. Profesor de la Escuela de Negocios de Chicago desde 1989, afirma que el alza del populismo en la forma de Trump y el Brexit es reflejo del fracaso del modelo capitalista tradicional. “Ese modelo dominado por el mercado ha generado enorme riqueza, pero dejó a muchos perdedores que no se sienten parte del sistema", sostiene. Zorbis plantea que existe un creciente consenso respecto a que ese modelo fracasó y veremos una mayor intervención del Estado para proteger a los menos afortunados de la economía global. Y aunque esto puede resultar en un crecimiento más bajo, piensa "que es el precio que hay que pagar para tener estabilidad política y social". El economista se manifiesta optimista acerca de lo que se viene. Cree que Chile va por el camino correcto y lo ubica en su lista de países que mejor aprovecharán el repunte de la economía global que se prevé –dice– gracias a la revolución tecnológica que estamos viviendo.

Por IVÁN WEISSMAN

Marvin Zonis es un Chicago Boy inusual. Considerado uno de los economistas políticos más influyentes del mundo, el profesor de la Escuela de Negocios de Chicago y cofundador de un fondo privado de capital de riesgo, no cree que el mercado sea la respuesta a todo. Cree, en contraste,en el rol del Estado y plantea que Chile es uno de los ejemplos donde la falla del neoliberalismo ha sido expuesta. Y esta es que el destino del individuo no puede quedar en manos del mercado.

En el lobby del Hotel W pasa inadvertido. Nadie parece saber que está en presencia de un verdadero “rock star” de la economía, las finanzas y la política. Aunque durante nuestra conversación, que se extendió por más de una hora, había un grupo de turistas norteamericanos sentados a la mesa vecina, los que de a poco comenzaron a escuchar lo que Zonis decía y terminaron hipnotizados. A tal punto, que se acercaron después a este periodista a preguntarle quién era el entrevistado y qué hacía en Chile.

Zonis estaba en Chile como el invitado estrella de la VII Conferencia Anual del Banco Bci, “Geopolítica y Economía Global - Enfrentando tiempos complejos”, en la que compartió escenario con el presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara. Ejecutivos del banco lo vieron en Chicago el año pasado y quedaron muy impactados por una de sus charlas. Eso los motivó a traerlo al seminario. “Los temas que habla calzan perfecto con la coyuntura y la visión del banco”, explica una de las personas que fue parte del grupo que organizó su participación.

Se trata de su tercera visita a Chile y dice estar tremendamente impresionado por cómo ha cambiado el país desde su última venida, en los 90.

A Zonis le gusta hablar de los grandes temas macros que están transformando el mundo y el modo en que esto está afectando la vida de las personas. Aquí, quizás, cabe mencionar que el profesor de Chicago, aparte de haber pasado por Yale, la Escuela de Negocios de Harvard y la Facultad de Ciencias Políticas del MIT, estudió asimismo Psicoanálisis.

Durante la extensa entrevista volvió una y otra vez al tema de los fracasos del capitalismo, las fallas del neoliberalismo y el alza del populismo. “El dominio de un crecimiento económico dominado por el mercado, que hemos visto en los últimas décadas, ha dejado a mucha gente en el camino. Este tipo de crecimiento ha hecho a un relevante número de personas muy ricas y ha mejorado la vida de mucha gente, pero también ha dejado perdedores. Y esos perdedores son los que han generado el alza del extremismo y el populismo”, sostiene .

Afirma su convencimiento de que las reformas que ha impulsado el Gobierno de Michelle Bachelet en Chile responden a tales perdedores. A esos que no sienten que el sistema funcionó para ellos. “Que el destino de la gente esté determinado por el mercado, se probó que es una política poco sensata. Vamos a ver más y más intervención de los gobiernos para proteger a los perdedores de este desarrollo económico basado en la globalización. Y esto puede que resulte en un crecimiento más lento, pero creo que es el precio que tenemos que pagar para tener estabilidad social y política", apunta.

Brexit, Trump y el alza del populismo

Zonis es un convencido de que el éxito del Brexit y la popularidad de Donald Trump en ciertos segmentos de la sociedad norteamericana son, precisamente, el resultado de un fenómeno global generado por un capitalismo que ha dejado a más y más gente en el camino.

“Los líderes han fracasado en darles la atención adecuada a los perdedores de la globalización”, expresa casi con enojo. “Y es por eso que no votan. No tienen fe en el sistema y no votan. Entonces, los políticos no les prestan atención. Y eso ha sido un gran error. Un liderazgo enfocado en ellos habría hecho la diferencia”, asegura Zonis.

“El fenómeno Trump no debe ser ignorado. Refleja el profundo fracaso de la clase dirigente de Estados Unidos. Hay un segmento de la sociedad norteamericana –en su mayoría hombres blancos con bajo nivel de educación– que sienten que el país les falló. Y que lo que ellos entendían de este país ya no existe”, señala.

Zonis agrega que ellos sienten que la posibilidad de éxito económico con su nivel de educación ya no existe. Y que la inmigración, sumada al crecimiento de la comunidad hispana y afroamericana, les ha cerrado el camino al éxito. Y por eso se vuelcan hacia las promesas populistas de Trump.

“La élite de Estados Unidos ha fracasado en entender que este sector de la sociedad se quedó en el camino, frustrado y enfurecido porque su país cambió”, manifiesta el economista.

Y ahí estriban sus palabras duras para con los partidos políticos en Estados Unidos. A ambos los culpa por la crisis de legitimidad que golpea al sistema. “Han abandonado a la clase trabajadora. El Partido Republicano es el partido de los ricos para los ricos. El Partido Demócrata, que solía ser el partido de la clase trabajadora, se ha convertido en el partido de la clase profesional. Doctores, abogados, profesores como yo. Los educados. Nadie habla por la clase trabajadora y ahí es que aparece Donald Trump”, puntualiza.

“Los gobiernos tienen que hablarles a los perdedores, no solo a los ganadores”, recalca.

Zonis, en todo caso, ve poca chance de que Trump llegue a la Casa Blanca.“Me parece bastante obvio que Hillary será elegida la próxima presidenta de los Estados Unidos”, aunque eso no hará que quienes lo apoyen desaparezcan, advierte el influyente consultor.

Manifiesta, por otra parte, que concuerda con aquellos que estiman que tanto las democracias liberales como el capitalismo autoritario, modelo chino o ruso, han perdido legitimidad y que el mundo está buscando un nuevo modelo.

Hay que repensar el capitalismo

Zonis coincide con la visión de que la economía global enfrenta un par de años de crecimiento lento, combinado con tasas de interés bajas. Y que esto es un desafío para el capitalismo.

A lo anterior se suma un escenario geopolítico complejo por la renovada agresividad de Rusia, los planes de China de ser un verdadero rival de Estados Unidos en Asia, amén de la inminente capacidad de Corea del Norte de lanzar un misil nuclear al corazón de Europa y EE.UU.

Precisa que, a pesar de eso, hay oportunidades en Estados Unidos, respecto del cual estima que el crecimiento se mantendrá en alrededor de 2,5% por los próximos años, ya que la economía posee fundamentos sólidos.

También apuesta por los mercados emergentes, sobre cuyo crecimiento cree que será el doble que en los mercados desarrollados. Y entre sus emergentes favoritos está Chile, al que ubica en una categoría junto a Indonesia e India.

“Chile tiene perspectivas brillantes. Los fundamentos macro en Chile son muy fuertes. El crecimiento ha estado por debajo de lo que a los chilenos les gustaría, pero no hay que perderse: Chile es un país con una gran infraestructura política y estabilidad y continuará creciendo”, opina.

El economista se manifiesta optimista en cuanto a que la economía mundial eventualmente volverá a crecer a un ritmo robusto, al tiempo que añade que los países que se han preparado para ese momento, invirtiendo en su gente y en educación, serán los mejor preparados para aprovechar el repunte de crecimiento. Y en tal lista también pone a Chile. “Sin lugar a dudas estará entre los ganadores de la economía global”, asevera.

Por otra parte, Zonis dice que la revolución tecnológica está recién comenzando. Que hay que estar preparados para una fase de crecimiento exponencial generado por esta revolución tecnológica, pero que es muy difícil de predecir. “La tecnología está cambiando al mundo en que vivimos y transformando a las economías, creando grandes ganadores y grandes perdedores, y los países tienen que estar preparados para todos esos cambios”, sentencia.

No hay comentarios: