martes, 21 de marzo de 2017

MICHELLE BACHELET

Michelle Bachelet, en una rueda de prensa en Santiago S. RODRÍGUEZ EFE

Un posible conflicto de intereses de la familia de Bachelet desata una polémica en Chile

La hija menor de la presidenta chilena posee un predio cuyo valor podría subir gracias a un proyecto minero que está pendiente de aprobación por el consejo de ministros

Por JAVIER SÁEZ LEAL - Santiago de Chile

Sofía Henríquez, la hija menor de la mandataria chilena, Michelle Bachelet, ha vuelto a poner en el centro de la polémica a la familia presidencial. Henríquez es dueña de un predio cuyo valor podría subir gracias a un proyecto minero que está pendiente de aprobación por un consejo de ministros, según una información publicada por el diario La Tercera. “Algo ha pasado en Chile que transforman cosas normales como que fueran delito”, aseguró este lunes con molestia la mandataria en una rueda de prensa dominada por esta polémica.

La hija de Bachelet es titular de unos terrenos a 12 kilómetros del proyecto minero Dominga, ubicado en la región de Coquimbo (centro norte de Chile) y cuya ejecución pasó a ser revisada por un consejo ministerial. De ser aprobado, subiría el valor comercial de las zonas aledañas.

La compra en cuestión se hizo días después de que la mandataria asumiera el cargo en marzo de 2014. Por ese entonces, Henríquez sólo tenía 21 años y el pago efectuado por el predio fue de unos 9.800 dólares. La vendedora de los terrenos fue la nuera de Bachelet, Natalia Compagnon, investigada por la justicia chilena debido a los negocios de su sociedad de inversiones Caval y que había adquirido anteriormente la propiedad centro de la polémica.

Durante su comparecencia ante los medios, Bachelet hizo alusión a la serie de tensiones que enfrenta la política chilena —con investigaciones de posible corrupción y financiación irregular a campañas—. La presidenta afirmó que ella había comprado el terreno como un regalo para su hija, cerca del que tenían su hijo mayor, Sebastián Dávalos, y Compagnon. “Dejen a mi hija tranquila porque ella no tiene nada que ver con esto”, reclamó.

Bachelet explicó que la posibilidad de comprar el predio surgió por recomendación de una enfermera que conoció en Santiago de Chile y aseguró que lo hizo “pensando para algo familiar en el futuro”. “No hay ninguna cosa extraña”, agregó. “Mis hijas [Francisca, la segunda, nacida después de Sebastián, y Sofía] ni siquiera sabían, fue una decisión mía, que yo tomé para dejarle algo para el futuro a ellas. Por supuesto que no tiene nada que ver con Dominga, yo ni siquiera sabía que existía a esa altura un proyecto minero”, aseguró.

Después de la conferencia de prensa, Bachelet respondió uno de los comentarios recibidos en Twitter. “La política es dura, pero no hay que traspasar los límites éticos ni agredir a personas inocentes”, escribió la presidenta en su cuenta de la red social.

El proyecto minero Dominga ha sido recurrente objeto de cuestionamientos durante los últimos años en el país sudamericano. Fue el punto de partida del caso Penta, que investiga una serie de irregularidades tributarias y de financiamiento de campañas políticas en Chile.

Gobierno de Piñera

Pablo Wagner, exsubsecretario de Minería durante el Gobierno de Sebastián Piñera (2010-2014), enfrenta una acusación judicial por presuntamente haber recibido sobornos de uno de sus exempleadores en el grupo Penta, Carlos Alberto Délano, para favorecer el proyecto y podría recibir una pena de 10 años de cárcel.

Hace algunas semanas se conoció que la familia de Piñera, posible aspirante a un nuevo ciclo en La Moneda, estuvo vinculado al proyecto por medio de un fondo privado de inversión hasta tres meses después de haber asumido como jefe de Gobierno, en marzo de 2010.

Piñera ha dicho que no hay irregularidades y tras los cuestionamientos que recibió Bachelet la respaldó en Twitter. “Las críticas que recibí por el caso Dominga me parecieron absurdas y sin fundamentos. Lo mismo opino de críticas recibidas hoy por la presidenta”, publicó Piñera.

No hay comentarios: