lunes, 29 de junio de 2015

Hollande asegura que fue Grecia quien interrumpió la negociación

El presidente francés, François Hollande, tras la reunión en París. / PHILIPPE WOJAZER (REUTERS)

CRISIS GRIEGA »

El presidente francés hablará con Merkel para que se reanude el diálogo cuanto antes porque “aún es posible un acuerdo”


El Gobierno griego pone en marcha medidas para aliviar el ‘corralito’

CARLOS YÁRNOZ París 29 JUN 2015 - 12:22 CEST


Francia hará todo lo posible para que las interrumpidas negociaciones entre Grecia y el resto de países de la UE se reanuden cuando antes porque "existe todavía la posibilidad de un acuerdo". Tras el Consejo de Ministros extraordinario registrado este lunes en París, ese ha sido el principal mensaje del presidente, François Hollande, quien también ha querido dejar claro que fue Atenas quien optó la semana pasada por cortar el diálogo.

“Grecia ha decidido interrumpir las negociaciones en curso desde hace semanas”, señaló el líder francés en una declaración realizada al pie de las escalinatas del Elíseo tras concluir la reunión de un gabinete restringido. “Lamento esa decisión, porque estábamos muy cerca de un acuerdo”, comentó el presidente, sugiriendo que las diferencias eran ya muy escasas, al menos desde el punto de vista francés.

Ahora, Hollande trabajará con todos los socios europeos, “y especialmente con Alemania”, como hasta ahora, para que los representantes griegos regresen a la mesa de negociaciones y se logre un acuerdo para que Atenas continúe en el club de la moneda única. “Francia está a favor de que Grecia permanezca en la zona euro”.

Por todo ello, Francia está “disponible” y desea esa reanudación cuanto antes dadas las “incertidumbres y las inquietudes” en Grecia y en los mercados. La Bolsa de París comenzó la jornada con fuertes pérdidas. Sin embargo, Hollande aseguró que “la economía francesa no tiene nada que temer" ante lo que ocurra en Grecia porque "es más fuerte que hace cuatro años".

Hollande inistió varias veces en que el acuerdo es posible, pero también matizó que todo dependerá del resultado en el anunciado referéndum griego para el domingo próximo. Hoy es posible el acuerdo, señaló, pero "mañana dependerá de la respuesta de los griegos" en la consulta. "Francia está dispuesta a actuar en todo momento, pero solo lo puede hacer si hay una voluntad común".

Como ya había hecho el domingo el primer ministro, Manuel Valls, el jefe del Estado francés no puso la más mínima objeción a la legitimidad de ese referéndum. "Es su decisión soberana. Es la democracia y el derecho de los griegos a decir qué desean para su futuro. Lo que está en juego será crucial: saber si los griegos quieren quedarse en la zona euro -es su sitio, desde mi punto de vista, pero son ellos quienes lo deciden- o si asumen el riesgo de salir".

El Gobierno de la segunda potencia de la zona euro mantiene, como lo ha hecho desde el inicio de la crisis, una posición comprensiva ante los graves problemas de Atenas. Como señaló Hollande tras su primer encuentro con Alexis Tsipras en febrero, Francia ayudará a Grecia a encontrar una solución pactada que incluya su permanencia en la eurozona.

Ahora, con la situación creada, la de mayor tensión en la zona euro desde que hace 13 años entró en circulación la moneda única, Hollande exige solidaridad y responsabilidad a todos los socios. "La solidaridad es siempre posible cuando hay responsabilidad". El comisario de Asuntos Económicos, el francés Pierre Moscovici, también ha declarado este lunes a la cadena RTL que "la puerta está abierta" para seguir negociando.

No hay comentarios: