lunes, 29 de junio de 2015

Merkel apuesta por la negociación para resolver la crisis griega

La canciller alemana, Angela Merkel, en una ceremonia por el 70º aniversario de la CDU celebrada en Berlín. / EFE

CRISIS GRIEGA »

"Si no podemos llegar a acuerdos, entonces Europa está perdida", dice la canciller alemana

Grecia se sumerge en el caos financiero y ordena un ‘corralito’

LUIS DONCEL Berlín 29 JUN 2015 - 13:45 CEST


En su primera intervención tras el anuncio del referéndum griego, la canciller Angela Merkel se ha mostrado dispuesta a seguir negociando con el Gobierno de Alexis Tsipras. La líder alemana ha hablado en el acto con el que su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), celebraba su 70º aniversario. "Si perdemos la capacidad de llegar a acuerdos, entonces Europa está perdida", ha dicho ante sus compañeros democristianos, entre los que cada día crece el hartazgo ante las decisiones que llegan de Atenas.

Merkel ha repetido en la mañana del lunes una frase-comodín que había pronunciado en innumerables ocasiones, pero que en las últimas semanas había desaparecido de sus discursos: "Si fracasa el euro, fracasa Europa". A la luz de los acontecimientos del pasado fin de semana, estas palabras cobran una nueva dimensión. La canciller se opone así a aquellos que consideran que la negociación con Grecia ha llegado a un callejón sin salida y que lo mejor es dejarla caer. "Podríamos tal vez abandonar nuestros principios, decir sencillamente 'cedamos', pero a medio y largo plazo sería perjudicial porque perderíamos relevancia en el mundo", ha subrayado Merkel, que ha insistido en su discurso habitual de que la solidaridad debe ir acompañada de la asunción de responsabilidades.

El malestar creciente por parte de los dirigentes democristianos ha quedado patente hoy en el larguísimo aplauso cosechado por el ministro de Hacienda, Wolfgang Schäuble, paladín de la mano dura frente a Atenas. La ovación a Schäuble ha sido aún mayor que la que los democristianos han otorgado al padre de la reunificación alemana y europeísta ferviente, Helmut Kohl. Esta línea de dureza la ha vuelto a poner hoy de manifiesto el titular de Finanzas por boca de su portavoz, que ha relativizado los efectos de la crisis griega con el argumento de que supone una pequeña parte de la economía de la UE.

No hay comentarios: