sábado, 27 de junio de 2015

“Nos lanzan al vacío, a partir del referéndum será el abismo”

Un pensionista, sentado ante una cola en un cajero. / K.T. (BLOOMBERG)

NEGOCIACIONES ENTRE GRECIA Y BRUSELAS »

En las primeras horas tras el anuncio del referéndum en las calles reinaba la inquietud


De madrugada había colas en los cajeros

Tsipras convoca un referéndum sobre la propuesta de la UE


MARÍA ANTONIA SÁNCHEZ-VALLEJO Atenas (ENVIADA ESPECIAL) 27 JUN 2015 - 14:00 CEST


A las tres y media de esta madrugada, Dimitris, un jubilado de 60 años, pedía la vez en una nutrida cola ante un cajero automático, en el barrio de clase media ateniense de Galazi. Dos personas se habían enzarzado en una discusión sobre la pertinencia del referéndum, y a Dimitris no le quedaba claro dónde colocarse. Entre muestras de enfado, alguna voz más alta que otra y gestos de resignación y estupor, una quincena de personas aguardaba a horas tan intempestivas para asegurarse una cierta cantidad de liquidez, con todo el fin de semana por delante. “No tengo miedo a un corralito, con una pensión de 500 euros y otra compensatoria de 400 no tengo mucho que perder, pero hoy [por el viernes] informaron por la televisión de que ya habían transferido las pensiones de junio a los bancos y por eso vengo a sacarlo”, explicaba Dimitris, que aseguraba no saber aún qué votará en el referéndum del próximo 5 de julio. “Con euro o con dracma nos va a ir igual de mal, estamos jodidos. No he decidido mi voto, pero no me gusta el chantaje de Europa. Esto sucede porque Europa no quiere un Gobierno de izquierdas”.

En las primeras horas tras el anuncio de una consulta popular sobre la propuesta de las instituciones (la pregunta será si se acepta o rechaza el texto, que Atenas calificó anoche de “ultimátum”), el ambiente que reinaba en las calles no era de pánico, pero sí de inquietud generalizada. Evi, una joven de Salónica que pasa el fin de semana en Atenas, aguardaba ante otro cajero del mismo barrio. “La verdad es que me hacía falta el dinero para seguir de copas, pero ya puestos también prefiero tener efectivo por lo que pueda pasar estos días”.

MÁS INFORMACIÓN
Tsipras convoca un referéndum sobre la propuesta de la UE
El Eurogrupo debate un nuevo plan si Grecia rechaza pactar
Tsipras denuncia el “chantaje” de la Unión Europea
Tsipras critica la falta de acuerdo por el “extremismo” del FMI
El IVA turístico aflige a Grecia

Su amiga Eva asentía: “Pánico no tenemos, pero sí miedo por si se aplican controles de capital hasta que se celebre el referéndum, y por lo que pueda pasar tras la votación”. Ninguna de las dos había tenido tiempo de decidir su voto. “Sólo han pasado dos horas desde el anuncio de Tsipras, tenemos que leer cuidadosamente las propuestas de ambas partes, porque la verdad es que no sabemos quién puede estar en lo cierto”. Junto a ellas, otra joven, Marianna, daba las mismas razones y usaba los mismos argumentos que las dos amigas para explicar su presencia de madrugada, en chándal y zapatillas, ante el cajero automático.

En Kipseli, otro barrio residencial de Atenas, la presencia ante un cajero de hombres y mujeres vestidos con ropa de andar por casa sugería que habían salido apresuradamente, con lo puesto, tras conocer la convocatoria del referéndum. Eleni Varvitis, votante de centroizquierda, sostenía que, aun estando de acuerdo con la resistencia del Gobierno de Atenas “a los dictados de Bruselas”, “no es esta la forma de hacer las cosas”. “Puede tener un efecto contraproducente, nadie sabe cómo puede concluir todo esto y sólo espero que Tsipras tenga un plan de ruta para salir más o menos indemne del órdago”, decía, en alusión a la propuesta de referéndum.

Desde que se conoció la convocatoria, mediante un mensaje en directo de Tsipras al país esta madrugada, varias entidades bancarias han colgado en sus páginas web comunicados avisando de la cancelación de transferencias y otras operaciones por Internet hasta el lunes. A media mañana de este sábado, Yanis Vlajos, gerente de una empresa de automoción, no daba crédito a los mensajes de su móvil, plantado como un poste ante un cajero cercano al mercado central. “No funciona la página web de mi banco, y ya he ido a cuatro cajeros, sin resultado, ya no hay fondos. Y obviamente, los bancos no van a reponer dinero hasta el lunes, si es que lo hacen y no hay un corralito. La propuesta de Tsipras es un horror y demuestra una estupidez supina por parte del Gobierno. ¿Se creen que así van a contentar a alguien? Nos lanzan directamente al vacío, porque después del 5 de julio aquí no habrá otra cosa que el abismo”.

Varios medios locales informaban a mediodía de hoy de que los fondos disponibles en los cajeros prácticamente se han agotado, sin que haya sido posible confirmar esta información por parte de las entidades bancarias. Sin embargo, a las tres de la tarde (una hora menos en la España peninsular), un cajero cercano a la plaza de Omonia funcionaba con absoluta normalidad y sin colas. Un joven que no quiere dar su nombre se acerca y pregunta: “¿Da dinero? He recorrido media Atenas y no he podido sacar en ninguno”.

No hay comentarios: