domingo, 5 de julio de 2015

Guindos alerta contra Podemos con la crisis griega: “Todo es revertible”

La vicepresidenta presume de la estabilidad y seguridad del PP frente a procesos independentistas como el de CiU en Cataluña

El PP alerta de un pacto del PSOE con Podemos en plena crisis griega

JAVIER CASQUEIRO Madrid


Grecia y Cataluña. Unidas por un sutil velo de advertencias y amenazas sobre la estabilidad y la recuperación de la economía española. El Gobierno de Mariano Rajoy ha utilizado este viernes la plataforma del Consejo de Ministros para lanzar varios avisos de alerta. El ministro de Economía, Luis de Guindos, sobre el hipotético riesgo de que formaciones de izquierda radical como Podemos pretendiesen copiar en España modelos como el aplicado los últimos meses por Syriza en Grecia. Guindos admitió que ambos países y economías no tienen nada que ver, especialmente en estos momentos, pero para a continuación señalar: "Si se revierten las reformas, la situación se puede revertir". Y para precisar más añadió sobre la posibilidad de que Podemos pueda ganar las elecciones generales en España y aplicar aquí políticas similares a Alexis Tsipras en Grecia: "No tenga ninguna duda de que, si en España se revierten las reformas, se puede ir a una caída muy rápida del crecimiento y a una desaceleración interna del empleo".

MÁS INFORMACIÓN
Rajoy rebaja el IRPF a tiempo de obtener rendimiento electoral
El PP presume de ser pionero en publicar sus cuentas oficiales
Rajoy: “España puede estar tranquila por las reformas hechas”
Aznar y Cospedal usan los cursos de FAES contra Podemos y Sánchez
El PSC rechaza la iniciativa de PP y Ciudadanos contra Artur Mas
El no a la independencia en Cataluña crece y supera en ocho puntos al sí

Guindos reiteró todos los datos actuales de la economía española, tanto del crecimiento superior al 3% como de la previsión de creación este curso de más de 600.000 empleos, más todos los índices que apuntan a que esa senda será sostenida, para diferenciar el mapa que se puede dibujar de la economía griega. Pero siempre con un discurso en el que enfatizó, sobre la base de lo ocurrido en Grecia y de la actitud desconcertante de su Gobierno, que la política económica de los Ejecutivos es muy importante y puede determinar un giro "con una rapidez inusitada". En ese punto recordó que hace apenas un año la economía griega había empezado a crecer e incluso a crear empleo y tan solo "seis, siete u ocho meses más tarde", tras la llegada de Tsipras y Syriza al poder, se había encaminado hacia el actual corralito que padecen sus ciudadanos. No quiso decir que esa conclusión podría suponer un efecto contagio para otros países, como por ejemplo España con Podemos, pero lo insinuó.

El ministro de Economía y Competitividad se mostró en público y en privado tras la reunión del Consejo de Ministros profundamente preocupado por las consecuencias que puede provocar el referéndum del domingo en Grecia, tanto si gana el sí a aceptar las condiciones del Eurogrupo como si vence el no, posición que impulsa el propio gobierno griego. De Guindo aseguró así que si la población se decanta por el no "todo será mucho más complicado". Y si se impone el sí "lógicamente el proceso de negociación entre el Ejecutivo de Alexis Tsipras y sus acreedores será mucho más sencillo, mucho más fácil y mucho más viable". Pero los dos escenarios le parecen, ahora, inquietantes para Grecia y su futuro en Europa.

El ministro lamentó la convocatoria del referéndum el sábado pasado porque supuso la ruptura de las negociaciones cuando se estaba "muy cerca" de una solución y calificó esa actuación como "un jarro de agua fría" para todos los socios europeos, que no se esperaban este comportamiento. También tachó esa salida de Tsipras como un "sinsentido" y un "error", ya que se pretende consultar este domingo a la población griega sobre unas medidas que ya expiraron cuando concluyó la prorroga del rescate el pasado martes de 30 de junio. El Gobierno seguirá con detalle lo que ocurra el domingo y espera para el lunes una cita del Eurogrupo con sus ministros de Economía y hasta sus presidentes.

Los mensajes tan poco implícitos de Guindos sobre Grecia y Podemos fueron acompañados, tras el Consejo de Ministros, por los toques de atención que la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría dirigió al proceso independentista en Cataluña y a la gestión de estos últimos años del presidente de la Generalitat, Artur Mas. Sáenz de Santamaría afirmó así que "la incertidumbre" y "las propuestas disgregadoras" creadas estos años por la Generalitat, CiU y Mas "perjudican a los ciudadanos" y generan "inestabilidad". Por contraposición, la vicepresidenta apostó porque los ciudadanos "valoran más la estabilidad y el trabajo" y "el esfuerzo compartido" de una nación como España.

Sáenz de Santamaría añadió en ese mensaje que durante este tiempo el Gobierno catalán no ha querido ni podido gestionar prácticamente nada de los problemas que afectan a los ciudadanos en esa comunidad porque había preferido centrarse en el proceso independentista mientras que el Ejecutivo central "ha cumplido con su obligación" y ha facilitado un total de 50.000 millones de euros en distintos planes y fondos para que se pudieran prestar allí los servicios públicos esenciales.

La vicepresidenta acudió preparada a la rueda de prensa posterior al Consejo con unos datos que le facilitó su secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, para rebatir por su partela caída que vaticina para el PP la encuesta oficial del CEO catalán ante las próximas elecciones autonómicas del 27 de septiembre. El CEO augura la última posición al PP catalán con apenas un 2,4% de los votos. Sáenz de Santamaría rescató los datos que el catalán Ayllón le proporcionó para subrayar que en los anteriores comicios de 2012 ese mismo centro demoscópico pronosticó un 1,8% de las papeletas para el PP y en las urnas sumaron sin embargo el 12,99%. Cree que ahora podría resultar algo parecido: "Hay que prestar más atención a la tendencia que al resultado concreto del muestreo".

No hay comentarios: