domingo, 30 de agosto de 2015

Aumenta la presión sobre el presidente de Guatemala

Guatemaltecos celebran la decisión de la comisión / EFE

El Congreso deberá decidir en las próximas horas si procede juzgar por corrupción a Otto Pérez Molina en tribunales ordinarios

JOSÉ ELÍAS Guatemala 30 AGO 2015 - 05:53 CEST


Una comisión de cinco diputados, elegidos por sorteo, decidió unánimemente la tarde de este sábado recomendar al pleno del Congreso (unicameral) que el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, sea despojado de la inmunidad propia de su cargo y juzgado en tribunales ordinarios por actos de corrupción. El acuerdo unánime sorprendió, dado que dos de los cinco integrantes de la misma pertenecen al partido de Otto Pérez, quien esta mañana no acudió a la citación para defenderse de los cargos que se le imputan y se limitó a mandar un pliego de descargo con uno de sus abogados.

El mandatario guatemalteco fue acusado el viernes 21 por la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), de ser el líder máximo de una red de defraudación aduanera conocida como La Línea, en alusión a un número de teléfono al que se podía llamar para negociar la alteración en los documentos del contenido de los furgones de mercadería importada, con la finalidad de pagar menos impuestos.

Por el mismo caso ya guarda prisión la ex vicepresidente de Guatemala, Roxana Baldetti, quien se vio forzada a dimitir de su cargo en mayo, ante las abrumadoras pruebas en su contra.

Corresponde ahora al Congreso decidir si Pérez Molina debe ser despojado de la inmunidad y, con ello, pueda ser juzgado por los tribunales ordinarios de justicia.

La decisión, en uno u otro sentido, debe ser tomada con el voto de dos terceras partes del Congreso de 158 escaños (105 congresistas). Si esta cuota no se llena, el expediente se archiva y puede ser reactivado más adelante. Si con 105 votos el Congreso decide respaldar al gobernante, Pérez podrá continuar tranquilamente al frente del Ejecutivo hasta el 14 de enero cuando, por mandato constitucional debe entregar el poder a su sucesor.

La decisión de la Comisión Pesquisidora se dio, incluso, adelantándose al cronograma aprobado por ellos mismos, ante la creciente presión de las manifestaciones populares que exigen la inmediata renuncia de Pérez Molina y que este sábado volvió a colmar las calles capitalinas. Frente a la sede del Congreso, donde se reunía la pesquisidora, una ruidosa manifestación exigía a los diputados cumplir con su deber y llevar al mandatario al banquillo. La comisión también recomienda al presidente del Congreso convocar urgentemente a una sesión extraordinaria para conocer el dictamen, y que esta se realice este domingo

A última hora de la tarde, la oficina de prensa de la Presidencia anunció que Pérez Molina brindará una rueda de prensa el lunes a las 10:00 (16:00 GMT), lo que ha disparado las especulaciones sobre el anuncio de su posible renuncia al cargo.

No hay comentarios: