domingo, 30 de agosto de 2015

Rajoy: “El PSOE es la única y peor amenaza para la recuperación”

Rajoy y Nuñez Feijóo, este domingo en Soutomaior. / M. VIDAL (REUTERS)

INICIO DEL CURSO POLÍTICO »

El presidente del Gobierno estrena el curso político asegurando que ya se está fraguando la coalición de los socialistas con Podemos para evitar que siga el PP


Rajoy lanza la campaña como un duelo del PP con Podemos-PSOE


JAVIER CASQUEIRO Soutomaior 30 AGO 2015 - 16:34 CEST


El único rival que de verdad preocupa, inquieta y molesta al presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, de cara a las próximas elecciones generales de finales de año es el PSOE de Pedro Sánchez. Rajoy estrenó esta mañana en el Castelo de Soutomaior, en Pontevedra, por noveno año consecutivo, el curso político con un discurso en el que repitió sus principales obsesiones y al que dedicó los ataques más duros y directos al PSOE que dirige ahora Pedro Sánchez y al que ve "como la única y peor amenaza" para España por su "deriva hacia el extremismo y la radicalización" demostrada en sus pactos en ayuntamientos con Podemos.

MÁS INFORMACIÓN
Los partidos reclaman una reforma profunda de los pilares del sistema
Editorial | El PP y la reforma
El Gobierno entierra el cambio de la Constitución que había planteado
Casado: “La Constitución ha permitido que los del 15-M ahora gobiernen”
Rajoy asegura que sus reformas dejan atrás la etapa de los socialistas
Santamaría: “El PSOE sigue anclado en la época de Zapatero”
Rajoy usa la crisis griega para criticar posibles pactos de PSOE y Podemos

Rajoy entiende que esas alianzas locales no han servido para nada, han demostrado que no logran gestionar los asuntos del día a día de los españoles y considera que se están fraguando también para gobernar España tras las elecciones. En ese contexto, el presidente lanzó su aviso: "Lo peor es esa coalición que algunos ya están preparando para evitar que gobierne el PP y esa es la única amenaza en el horizonte para la recuperación de España".

El líder popular animó a los dirigentes, cuadros y bases del PP presentes en el primer mitín del curso político a ponerse "manos a la obra" para evitar esa llegada de los socialistas y Podemos al Gobierno de España e ilustró sus temores en su opinión de que en las corporaciones locales a las que han llegado "no han hecho cambios a mejor significativos" que entender al fin "que lo que decían que iban a hacer no se puede hacer". Y agregó: "Ya podían venir estudiados porque solo se ve su impotencia".

El presidente del Ejecutivo hiló así sus críticas a la inexperiencia de los socialistas y los cargos de Podemos con el gran logro que cree puede ofrecer el PP en general, sus cargos y él mismo en particular. "Gobernar no es fácil", repitió varias veces. Y añadió: "Si mantenemos la estabilidad política, todo irá bien". Luego demandó a los políticos en general que se presentan a las elecciones lo que él piensa que es su punto fuerte: "Hay que actuar con seriedad, sentido común y no engañar a la gente".

Rajoy estructuró su primer discurso de la recta final clave de esta legislatura en apartados para que se entendieran bien cuáles son los ejes en los que se volcará en esta larga campaña. El candidato del PP recordó que pedirá el voto "con humildad", pero también con confianza en que los ciudadanos entenderán al final que "los esfuerzos" realizados" eran la única posibilidad viable y gracias a ellos "se han evitado malos mayores". El líder popular concluye que el objetivo para el PP y para España es posible y "el futuro ya se ve, está ahí" y mereció la pena porque supondrá alcanzar la meta de los 20 millones de puestos de trabajo. Ese será el lema, la creación de empleo y no poner en riesgo la recuperación económica del país.

Rajoy no se ahorró epítetos y calificativos para cuestionar la convocatoria anticipada de las elecciones catalanas

El otro gran hito de este final de legislatura es el desafío catalán con las elecciones autonómicas del 27 de septiembre. Rajoy no se ahorró epítetos y calificativos para cuestionar la convocatoria anticipada de esos comicios por parte del líder de CDC, Artur Mas. Le denigró por fijar esas elecciones como "una delirante huida hacia ninguna parte para dividir a la gente, enfrentar a la gente, y engañar a la sociedad catalana y generar frustración en el futuro".

El ofrecimiento del PP y de Rajoy frente a ese órdago catalán es "defender la unidad de España, la soberanía nacional, y que lo que sea España lo decidan todos los españoles, no las Cortes Generales ni un Parlamento. El presidente reiteró ahí que el PP y su programa defenderán "la igualdad de los españoles, la libertad y la solidaridad y cohesión de todos los españoles".

Rajoy recordó así que "España ni ha nacido hoy ni ayer, sino que es el fruto de muchos siglos juntos y la nación más antigua de Europa". El presidente mostró de nuevo su orgullo por los aspectos positivos que puede ofrecer España y recomendó a los que solo ven lo negativo "que viajen un poco y se documenten". Luego enumeró algunos apartados que le gusta recordar en los que España es líder en el mundo y concluyó: "Lo mejor para todos es que España siga manteniendo su solidaridad". Y apeló a la "concordia" como uno de los ligamentos que ha hecho grande al país para augurar malos presagios ante cualquier división: "Cada vez que hemos dejado en nuestra historia que entrara el virus de la desunión a los españoles nos ha ido mal".

Ya lanzado en el discurso catalán, en las advertencias ante lo que puede ocurrir si los planes de Mas y sus socios independentistas salen adelante, Rajoy reafirmó que no consentirá "que se cuestione como extranjeros a los españoles y catalanes en su propio país" y que no aceptará ningún ultimátum que persiga que los catalanes, españoles y europeos tengan que renunciar a alguna de esas identidades. El presidente se reservó ahí el aviso final: "Algunos están juntos para romper pero somos más los que estamos juntos para unir".

No hay comentarios: