jueves, 13 de agosto de 2015

China devalúa el yuan por tercer día y da por concluido el ajuste

Inversores en una casa de bolsa en Shanghai. / JOHANNES EISELE (AFP)

EL YUAN CHINO »

El Banco Central ajusta otro 1,1% a la baja el valor de la divisa frente al dólar


Las Bolsas europeas viven una jornada de fuertes subidas

El giro en la política cambiaria china siembra dudas en los mercados


XAVIER FONTDEGLÒRIA Pekín 13 AGO 2015 - 12:33 CEST


El Banco Popular de China, cuya decisión de devaluar la moneda del gigante asiático ha sacudido los mercados en todo el mundo, quiso este jueves disipar los rumores de una caída de valor del yuan de forma permanente. De hecho, las autoridades consideran que el ajuste está ya prácticamente hecho, después de que en tres jornadas la tasa de referencia de la divisa china se haya debilitado un 4,6% con respecto al dólar estadounidense. Las Bolsas asiáticas han cerrado su sesión del jueves en verde, al tiempo que los mercados europeos, que despertaban justo cuando Asia se despedía del parqué, iniciaron la jornada con fuertes subidas. El Ibex español avanzaba con fuerza esta mañana en la línea con los selectivos alemanes y franceses, que recuperan parte del terreno perdido tras las fuertes pérdidas registradas el miércoles.

Las Bolsas acogen el fin del ajuste con fuertes subidas

Las Bolsas europeas han celebrado el último ajuste con una fuerte subida nada más despertarse los mercados del Viejo Continente. El Ibex 35 subía pocos minutos después de empezar a cotizar el 1,41% y hacia el mediodía se mantenía con un alza del 1,67% y se colocacaba por encima de los 11.100 puntos. El francés CAC 40 se ha disparado un 1,73%. El DAX alemán, un 1,67% y el selectivo de Londres, el que menos afectado se vio en las dos pasadas jornadas, sube hoy también menos, un 0,64%. Los mercados europeos afrontan el jueves, además, influidas por la buena marcha anoche de los selectivos de Estados Unidos, que evitaron las bajadas. También Asia ha acabado su sesión en verde, con una subida del 1,76% en la Bolsa de Shanghái, del 2,21% en el selectivo tecnológico de China (el Shenzhen) y el Nikkei japonés, casi con el 1%.

El euro abrió hoy a la baja en el mercado de divisas de Fráncfort y se cambiaba a 1,1147 dólares, mientras que el barril de crudo Brent para entrega en septiembre abrió al alza en el Intercontinental Exchange Futures (ICE) de Londres al cotizar a 49,89 dólares, un 0,46 % más que al cierre de la jornada anterior.

"El valor del yuan ha vuelto gradualmente a los niveles del mercado", ha asegurado el gobernador adjunto del banco central chino, Zhang Xiaohui, en declaraciones a la agencia oficial Xinhua. Según sus cálculos, antes de la reforma del método para determinar el tipo de cambio de referencia entre el yuan y el dólar, había una diferencia del 3% entre su valor y las expectativas del mercado. Con el convencimiento de que se ha alcanzado el punto de equilibrio deseado, Zhang descartó una depreciación sustancial y persistente y prometió que el yuan se mantendrá "fuerte" a largo plazo.

Hasta hace pocos meses el banco emisor siempre había negado estar preparando una devaluación de su moneda para hacer frente a las dificultades con las que se encuentra China para mantener su ritmo de crecimiento. El martes, sin embargo, el organismo sorprendió con un nuevo sistema para determinar el tipo de cambio del yuan que vino acompañado de una devaluación de la divisa del 1,86%, la mayor en dos décadas. Otro recorte adicional del 1,6% el miércoles tiñó de rojo las Bolsas internacionales ante los temores a la debilidad de la economía china y a una posible guerra de divisas en la región. Hoy la devaluación continuó -del 1,1%-, pero las Bolsas de la región registraron ganancias: Sídney subió un 0,54%, Tokio un 0,99% y Hong Kong sumaba un 0,6% a una hora de cerrar la sesión.

MÁS INFORMACIÓN
China devalúa el yuan para animar la economía y las exportaciones
Caídas cercanas al 3,5% en algunas de las principales Bolsas europeas
Latinoamérica teme por la devaluación de China

Pekín justificó su movimiento para dar más protagonismo al mercado a la hora de establecer la tasa de cambio de su moneda. Sin embargo, otros lo interpretan como un intento de mejorar sus ventas al exterior, afectadas severamente por la fortaleza del yuan con respecto a otras divisas. Los analistas consideran que ambas tesis son probables: "Desde la última gran reforma de los tipos de cambio han pasado casi diez años y la comunidad internacional pide constantemente más decisión en este ámbito. Además, el yuan se ha apreciado de forma significativa y, en un momento en que la economía china está en apuros, se ha apostado por devaluar la moneda", asegura el catedrático de Economía del Instituto de Tecnología de Pekín, Hu Xingdou. Con esta jugada, las autoridades habrían matado dos pájaros de un tiro: mostrarse predispuestas a una mayor liberalización de su moneda -algo clave para que el Fondo Monetario Internacional incluya el yuan en su cesta de divisas, imprescindible para favorecer su uso en todo el mundo- y a su vez lograr cierta competitividad en el exterior.

Sin embargo, los analistas consideran que para tener efectos reales en las exportaciones una devaluación debe ser, como mínimo, del 10%. Hu considera que esta cifra se alcanzará a corto plazo. Sin embargo, otro alto cargo del banco central chino, Yi Gang, tachó este jueves de "infundados" los rumores sobre la existencia una campaña orquestada desde ciertos sectores del Gobierno para lograr que la devaluación llegue hasta este punto. "No se hará de forma inmediata para evitar la fuga de capitales. No olvidemos que el objetivo a largo plazo sigue siendo internacionalizar la moneda y esto requiere estabilidad", sostiene Hu.

No hay comentarios: