viernes, 25 de septiembre de 2015

Abogado de DD.HH Cristián Cruz

Con los antecedentes que tenemos el excomandante Cheyre debería estar en Punta Peuco

Por Nicolás Borcoski - 25/09/2015 (cambio25.cl)

Han pasado más de 40 años desde el golpe y del avance de la Caravana de la Muerte. Testimonios inéditos apuntan al uniformado como uno de los responsables de las torturas en el regimiento Arica de La Serena. "Esperamos que pronto caiga Cheyre", dijo a Cambio21 el representante de los sobrevivientes.

La fatal "caravana de la muerte" comenzó su recorrido por Chile. Montados en un helicóptero Puma, los militares bajo la orden de Sergio Arellano Stark, comenzaron su siniestra misión de asesinar a los opositores al régimen militar, iniciado su tarea el día siguiente al golpe. La segunda oleada comenzó en Calama.

Año 2015 y nuevos testimonios de víctimas ubican al excomandante en jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre, como uno de los uniformados que torturó y mató civiles en la "Caravana de La Serena". No es la primera vez que se le apunta como uno de los culpables de violaciones a los derechos humanos. Incluso, ya ha prestado testimonio judicial, pero en dependencias militares.

Los testimonios inéditos de sobrevivientes lo ubican dentro del regimiento Arica de La Serena junto al comandante Ariosto Lapostol y al médico Guido Díaz Paci. The Clinic consultó sobre las acusaciones en su contra.

El Estado supo y no tuvo voluntad

El abogado de derechos humanos Cristián Cruz es quien lleva la causa adelante. No deja de llamar la atención que recién en 2015 se realizan investigaciones a fondo sobre lo acontecido en los primeros meses tras el golpe. El profesional tiene una explicación. Además, apuntando a Cheyre, aseguró que con la cantidad de evidencia en su contra, ya debería estar en el penal Punta Peuco.

¿Cómo se explica un avance tan lento de la investigación? Ya han pasado más de 40 años desde los crímenes y recién conocemos nuevos testimonios?

Lo que sucede, en general, nunca se investigó las causas por tortura ni lo que ocurrió al interior del regimiento de La Serena durante los primeros dos años de dictadura. Todo eso, obviamente, generó un ambiente de desconfianza en las víctimas. Estos declarantes, testigos y víctimas (...) no sólo en este caso, al ver que hay o que cabría un interés por investigar, que los mismos familiares han intentado reconstruir la historia, han generado la voluntad de declarar.

Existen antecedentes en los tribunales de guerra, que acreditan su presencia en el lugar y está el informe de la comisión nacional de política y tortura (Valech) que si lo vemos con detención, detalla las torturas a las que comúnmente se sometió a los prisioneros al interior del regimiento en los años 73 y 74. El mismo Estado lo sabe, pero nunca lo investigó.

Los testimonios recogidos por el abogado Cristián Cruz (en la foto) corresponden a sobrevivientes que bordean los 80 años, apresados como líderes de sindicatos.

Quiero detenerme en un punto: las declaraciones vienen de personas cercanas a los 80 años. Punto clave, por razones propias de la edad pudieron no haber estado en capacidad de entregar sus testimonios...

Ya de hecho, Arellano Stark está declarado con demencia, siendo el principal responsable in situ de mucho de lo que ocurrió en el país y no irá preso. No solo está el problema de la edad de las víctimas sobrevivientes, sino que también de sus familiares. Pero si esto nunca se investigó no puede ser problemas de las víctimas, si no que del Estado.

Está el caso de un detenido desaparecido, del 74, donde por muchos años lo que se hizo fue solo buscar los restos de la víctimas. La causa fue por inhumación y lo que más se hizo por el tribunal fue tratar de revisar todas las pistas para determinar el paradero de Bernardo Cortés Castro. Pero en estas mismas indagaciones surgieron antecedentes en que Cheyre es reconocido por los mismos familiares de las víctimas, con participación en los hechos y nunca se investigó.

¿No hubo voluntad?

Quizá no estuvo bien enfocado. Quiero decir, todas las partes involucradas no pusieron énfasis en ese aspecto. El tribunal, finalmente, a la luz de indagar, lo hizo sobre hechos, pero no los profundizó porque nadie lo pidió, pensando en que lo que se buscaba era determinar el paradero de la víctima.

Lo que hicimos es, con toda esa información, fue tomarla, profundizarla y hoy lo que tenemos es a dos oficiales del Ejército procesados por la causa en que Juan Emiliao Cheyre aparece involucrado y reconocido directa y categóricamente en los hechos por la familia de la víctima.

¿Cuál es la situación actual de Cheyre? Ya ha dado declaraciones y se desligó de una supuesta participación...

Es la misma situación que hoy tiene muchos de los involucrados en el caso SQM, Penta o Corpesca, como el senador Orpis. Es un inculpado y el proceso sigue en su contra, son relativamente recientes las investigaciones reales en su contra, más allá que ya habían antecedentes.

Hoy Juan Emilio Cheyre está en la mismo posición de Orpis, en que todo el país sabe (pero que con la reforma permite mayor publicidad) su participación, su responsabilidad y falta que la justicia haga lo suyo que es ir procesando.

Hay una serie de medios de prueba, que no puedo adelantar, que ya fueron solicitados, que los allegué para que finalmente él, como otros, el mismo Lapostol, sean sometidos a proceso. Con el horror que el Estado recogió y supo del regimiento La Serena, cómo es posible que no haya oficiales procesados.

El comandante Lapostol afirmaba la inocencia de Cheyre, hasta que él mismo cayó.

¿Estimaría que, de haberse hecho la investigación correcta, como en el caso de Manuel Contreras, Cheyre ya estaría preso?

Le aseguro que hoy, la cantidad de medios de prueba contra los oficiales de La Serena, que luego estuvieron en Santiago, hasta octubre, de hecho quienes reconocieron y torturaron a Víctor Jara fueron militares de La Serena (...) Le doy un nombre; Ojeda Torrent, dijo que los muertos en La Serena, están bien muertos. Que está con la tranquilidad que se les dio un tiro de gracia.

Los familiares me preguntan cómo no se procesan a los involucrados, con esta cantidad de pruebas. Eso es algo que no podemos responder, pero sí sabemos y tenemos la convicción, de que pronto todos estos uniformados serán procesados y esperamos que más tempranos o tarde llegarán a prisión.

Con este nivel de evidencia, de testimonios, ¿Cheyre estaría en Punta Peuco?

Ya debería estar. La investigación de La Serena se inició después, me refiero a las de fondo, respecto a lo acaecido al interior del regimiento y obviamente hay un estado procesal más lento, pero aún así el cúmulo de pruebas son suficientes, no solo para procesar, sino que para que sean condenados a penas aflictivas los oficiales del regimiento de la Serena.

Por mucho tiempo Cheyre se afirmó del comandante Lapostol y él en el oficial de Cheyre para demostrar su supuesta irresponsabilidad o falta de participación de los crímenes. Pero ya cayó Lapostol. Esperamos que pronto caiga Cheyre.

No hay comentarios: