lunes, 14 de septiembre de 2015

Austria recurre al Ejército para gestionar el flujo migratorio

Los refugiados llegan a la estación de trenes de Múnich en Alemania, el 13 de septiembre de 2015. / NICOLAS ARMER

EL DRAMA DE LOS REFUGIADOS »

Alemania reactiva el tráfico ferroviario con Austria, pero con controles


La UE trata de pactar hoy el reparto de 120.000 asilados por el continente

AGENCIAS Viena 14 SEP 2015 - 11:26 CEST


Austria ha decidido enviar al Ejército a la frontera con Hungría para ayudar a la policía en los controles fronterizos, ante la llegada masiva de refugiados. El canciller federal austríaco, Werner Faymann, ha destacado que la misión de las fuerzas de seguridad, que comenzará en las próximas dos horas, será controlar a los refugiados pero también ofrecer ayuda humanitaria en caso de necesidad.

MÁS INFORMACIÓN
Merkel defiende a los refugiados como una “oportunidad” y no un “riesgo”
El Papa pide que cada parroquia acoja a una familia de refugiados
El colapso de Europa
Un nuevo naufragio se cobra al menos 34 vidas en una isla griega

Mientras, el tráfico ferroviario entre Austria y Alemania, interrumpido en la tarde del domingo para frenar temporalmente la llegada de refugiados, ha vuelto a funcionar prácticamente con normalidad desde esta mañana, según ha informado la compañía de ferrocarriles alemana Deutsche Bahn. La empresa ferroviaria de Austria ha confirmado que ha reactivado las líneas de trenes que conectan con Alemania, salvo el enlace con Múnich, que permanece paralizado porque continúa habiendo inmigrantes ocupando las vías. Solo el tráfico ferroviario entre las ciudades de Salzburgo, en Austria, y Múnich, en Alemania, continua interrumpido debido a que todavía se encuentran personas sobre los raíles, ha agregado la compañía de ferrocarriles alemana.

Las autoridades de Alemania suspendieron las conexiones ferroviarias y reimpusieron controles fronterizos el domingo tras reconocer que tienen dificultades para afrontar la llegada de miles de solicitantes de asilo cada día. El ministro del Interior del Gobierno bávaro ha declarado este lunes que los controles temporales en las fronteras podrían permanecer “como mínimo unas semanas”, debido al flujo masivo de migrantes que está llegando en estos días. “De momento tenemos que controlar de forma más estricta porque hemos detectado que en los últimos días muchos de los que decían que eran refugiados no eran realmente tales”, ha afirmado el representante del Gobierno bávaro Joachim Herrman a la radio alemana Bayern2.

Entre los afectados no había solo refugiados, sino también turistas y otros usuarios. En el paso fronterizo de Bad Reichenhall, en el sur de Alemania, se han registrado esta mañana colas de hasta tres kilómetros, según el control de tráfico alemán. Según la policía, las autopistas se han quedado con un carril menos para que los agentes puedan realizar los pertinentes controles en las fronteras. La principal autovía que une Austria con Hungría, la que utilizan miles de inmigrantes y solicitantes de asilo en su camino hacia Alemania, quedó cortada esta mañana durante 75 minutos con motivo del "flujo de inmigrantes que espera la Policía", según ha informado la operadora de carreteras austriaca.

Después de Austria y Alemania, también Eslovaquia ha impuesto controles temporales en sus fronteras con Austria y Hungría. El Ministerio del Interior de este país ha informado que reforzará sus controles fronterizos con 220 agentes más y ha indicado que está siguiendo de cerca la situación y coordinándose con las autoridades de los países cercanos. Eslovaquia se convierte así en el tercer país de la UE, tras Alemania y Austria, en introducir controles en sus fronteras al considerar que se dan circunstancias excepcionales para ello ante el gran número de refugiados que están llegando en las últimas semanas a Europa.

No hay comentarios: