sábado, 19 de septiembre de 2015

Críticas a Putin y Berlusconi por beberse un jerez de 1775 en Crimea

Putin y Berlusconi durante su encuentro / REUTERS_LIFE!

Berlusconi y Putin, en Crimea, el pasado 11 de septiembre

El líder ruso recibe al ex primer ministro italiano en una visita a la península anexionada por Rusia el año pasado


AGENCIAS / EL PAÍS Kiev / Madrid 19 SEP 2015 - 13:18 CEST


El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi visitó la semana pasada, en compañía del presidente ruso, Vladímir Putin, Crimea, la península anexionada por Rusia el año pasado en su enfrentamiento con Ucrania. La visita puede salirle cara al magnate italiano. Por un lado, Ucrania le ha declarado persona non grata y ha prohibido su entrada al país durante tres años. Por otro, el fiscal general del derrocado Gobierno de Crimea, ha iniciado un proceso penal contra Berlusconi y Putin por beberse, tras una visita a una bodega, una botella de vino de Jerez de 240 años.

Durante una visita a la que dice ser la mayor colección de vinos del mundo en la bodega Massandra, Putin y su amigo probaron una botella de vino de Jerez de la Frontera llevada a Crimea por el conde Mijail Vorontsov durante el reinado de la emperatriz rusa Catalina la Grande (1762-1796).

El fiscal general del depuesto Gobierno de Crimea, que opera desde el exilio desde la anexión rusa de la península en marzo de 2014, no vio con buenos ojos la degustación de la botella, por lo que ha abierto un proceso por robo a gran escala en relación al episodio, estimando el valor de lo robado en unos 82.000 euros, según informa el diario británico The Guardian citando al Centro de Investigaciones Periodísticas. No es muy probable que ninguno de los protagonistas de la cata acabe ante un tribunal ucranio.

Berlusconi ha sido el único líder europeo que ha visitado la península de Crimea tras la anexión rusa, disfrutando de un día de turismo visitando enclaves turísticos e históricos, entre ellos el monumento erigido a los soldados italianos que participaron en la Guerra de Crimea. Durante la ronda, visitaron la bodega Massandra, donde les iban mostrando algunas de las botellas más destacadas. El lagar data de 1894, cuando el príncipe Lev Golitsyn inició la colección, que hoy cuenta con más de medio millón de botellas. En un momento de la visita, Berlusconi agarra una botella de 1891 y pregunta a la guía: “¿Nos la podemos beber?”. La directora de la bodaga, Yanina Pavlenko es , supuestamente, la persona que descorchó el histórico Jerez para los dos amigos.

Tras la visita de Berlusconi, el consejo de seguridad nacional de Ucrania emitió un decreto en el que declaraba persona non grata al ex mandatario italiano y prohibía su entrada en el país durante tres años el "interés de la seguridad nacional". El Kremlin guarda silencio sobre el asunto.

No hay comentarios: