viernes, 11 de septiembre de 2015

Cuba amnistiará a 3.500 presos por la visita del papa Francisco

El cardenal cubano Jaime Ortega en una procesión el miércoles. / A. MENEGHINI (REUTERS)

Es la excarcelación más extensa de la historia del castrismo

AFP La Habana 11 SEP 2015 - 13:40 CEST


Granma, el diario estatal cubano, ha anunciado hoy que el Consejo de Estado del país ha decidido amnistiar a 3.522 prisioneros por la llegada del papa Francisco.

Nunca durante el castrismo se había ejecutado una excarcelación tan amplia. Se quedó cerca la de 3.000 presos en 2012 con motivo de la visita del papa Benedicto. Cuando Juan Pablo II visitó la isla en 1998 fueron 300 los exonerados. La visita de Francisco está prevista para entre el 19 y el 22 de septiembre, y la medida debe entrar en vigor en 72 horas.

MÁS INFORMACIÓN
Cuba y EE UU negocian el intercambio de prófugos
Estados Unidos y Cuba retoman las conversaciones este viernes

Los beneficiados serán los mayores de 60 años y los menores de 20 que no tengan más antecedentes penales, los enfermos crónicos, las mujeres, aquellos cuya libertad condicional debe revisarse en 2016 y los extranjeros a los que su país les garantice la extradición.

Para tranquilizar a la población, el Consejo de Estado -el órgano más importante del Gobierno- ha transmitido a Granma que, con la excepción de algunas “excepciones humanitarias” no serán amnistiados los culpables de asesinatos, homicidios, violaciones, pedofilia, narcotráfico, atentados contra la seguridad nacional ni ningún otro delito que implique violencia.

Este anuncio llega en mitad de las negociaciones entre La Habana y Washington para descongelar sus relaciones. Concretamente, hoy estaba previsto que las delegaciones diplomáticas de ambos países discutieran asuntos judiciales y penitenciarios como la revisión del estatus de refugiado político para muchos prófugos de ambos países.

El papa fue uno de los grandes promotores de este diálogo entre los dos países tras medio siglo de confrontación. La visita papal fue pactada entre Francisco y el presidente cubano, Raúl Castro, en mayo en el vaticano. En esa ocasión Raúl Castro declaró que había agradecido al papa Francisco su mediación en el acercamiento a EE UU y se confesó “muy impresionado por la sabiduría, la modestia y todas las virtudes” de Jorge Mario Bergoglio. Durante un encuentro posterior con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, el líder cubano declaró: “Yo me leo todos los discursos del Papa. Si continúa hablando así, les aseguro que volveré a rezar y regresaré a la Iglesia. Y no lo digo en broma”.

No hay comentarios: