martes, 8 de septiembre de 2015

La Corte Interamericana ordena a Venezuela reabrir Radio Caracas

Una trabajadora de RCTV llora por el cierre del canal, en 2007. / EFE

CRISIS POLÍTICA EN VENEZUELA »

Los jueces han calificado la medida, ordenada por Hugo Chávez en mayo de 2007, como "una restricción indirecta al ejercicio del derecho a la libertad de expresión"


ÁLVARO MURILLO San José (Costa Rica) 8 SEP 2015 - 02:02 CEST


Venezuela ha sido condenada este lunes por la Corte Interamericana de Derechos Humanos por cerrar en 2007 la frecuencia de transmisión en abierto al canal televisivo Radio Caracas Televisión (RCTV), un acto calificado como “una restricción indirecta al ejercicio del derecho a la libertad de expresión” y que provocó entonces fuertes protestas contra el gobierno de Hugo Chávez, además de reacciones de condena desde España y Estados Unidos contra un acto “antidemocrático”.

ASÍ LO CONTÓ EL PAÍS
Chávez cierra el canal privado RCTV en medio de violentas protestas
FOTOGALERÍA Protestas en Venezuela contra el cierre de RCTV
El director de la venezolana RCTV pide solidaridad a la Unión Europea
EE UU y España califican de "antidemocrático" el cierre de RCTV por Chávez
Una despedida con risas y lágrimas

Los jueces de la Corte Interamericana, con sede en San José, han determinado que las autoridades venezolanas, entonces bajo el mando del presidente Chávez, cometieron una “desviación de poder” al utilizar las facultades legales (reservarse el uso del espectro radioeléctrico), pero con la intención de forzar en su favor la línea editorial del medio de comunicación, propiedad de grupo 1BC, presidido por el empresario Marcel Granier.

El Gobierno venezolano deberá restablecer la concesión radioeléctrica a RCTV en un plazo razonable, dice la sentencia emitida por la corte, un tribunal internacional adscrito a la Organización de Estados Americanos (OEA) con sede en San José. El fallo llega ocho años después de la resolución del Ministerio del Poder Popular para las Telecomunicaciones y la Informática (MPPTI), que al amanecer el 28 de mayo de 2007 dio por concluido el proceso de cierre y apagó la señal del canal 2 que se emitía desde 1953. Incluso tres años después bloqueó las pantallas que seguían emitiendo por el servicio de suscripción.

La sentencia pide al Gobierno venezolano deberá restablecer la concesión radioeléctrica a RCTV en un plazo razonable

Los jueces han concluido que el Gobierno venezolano había tomado con anterioridad la decisión de no renovar el permiso y que esta se hallaba relacionada con las molestias generadas por la línea editorial de RCTV, que criticaba con dureza al gobierno de Chávez. Eso pudo generar, de acuerdo con la Corte, un efecto disuasivo, atemorizador e inhibidor sobre todos los que ejercen el derecho a la libertad de expresión en Venezuela.

El presidente Chávez murió seis años después, en marzo de 2013, pero sus ideas “bolivarianas” las continuó su excanciller, Nicolás Maduro, con quien no han cesado las acusaciones de obstáculos a la libertad de expresión. El índice de 2015 de la organización Reporteros sin Fronteras indica que Venezuela está en el puesto 137 en el mundo y que, en América, solo están en peor situación México y Cuba, aunque con contextos muy diferentes.

El Gobierno venezolano ha mantenido que la cadena hacía "un abuso de la libertad de expresión"

La defensa de Venezuela en este caso la llevó el abogado Germán Saltrón, quien en una audiencia en 2014 negó cualquier intención del Gobierno de acallar las críticas del canal 2. Declaró que la decisión tuvo un fundamento técnico, pues quisieron utilizar la frecuencia de amplia cobertura para servicio de un medio de servicio público. Sin embargo, no escondió la molestia de fondo: “RCTV estaba haciendo un abuso del derecho a la libertad de expresión. En su programación se evidenciaba una constante tergiversación de los hechos, ocultamiento de datos y manipulación de las declaraciones, presentando los acontecimientos de una manera tendenciosa que censuraba el derecho a la información de manera veraz y oportuna”, criticó ese día.

No hay comentarios: