miércoles, 16 de septiembre de 2015

París, Roma, Hamburgo, Budapest y Los Ángeles, candidatas definitivas para los Juegos del 24

Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional. / REUTERS

OLIMPISMO »

El COI contribuirá con 1.700 millones de dólares a la ciudad que se elegirá en Lima en 2017 para organizar la cita olímpica


CARLOS ARRIBAS Madrid 16 SEP 2015 - 12:26 CEST


Cuatro ciudades europeas y una estadounidense pugnarán por organizar los Juegos Olímpicos de 2024, cuya sede se decidirá dentro de dos años. Tres son ya ciudades olímpicas: París (organizadora en 1900 y 1924, y derrotada por Pekín para acoger la cita de 2008 y por Londres para la de 2012), Roma (1960, los Juegos de Abebe Bikila corriendo descalzo a la luz de las farolas por los Foros Imperiales y bajo el Arco de Constantino) y Los Ángeles (su Coliseo ya albergó los Juegos en 1932 y en 1984). Las otras dos son novatas: Hamburgo, que toma el relevo de Berlín (organizadora en 1936) y Múnich (1972) para representar a Alemania, el país del presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, y la capital húngara, Budapest, que ya intentó sin éxito organizar los Juegos de 1960.

Según una lógica geográfica que nunca se ha roto, después de Sudamérica (Río 2016) y Asia (Tokio 2020), en 2024 los Juegos deberían regresar a Europa, donde no se disputan desde Londres 2012. La ciudad elegida en la 130 Sesión del COI, en Lima, en 2017, recibirá una ayuda del COI de 1.700 millones de dólares en dinero y en servicios.

Pasada la medianoche del martes, la hora en que se cerró el plazo de presentación, Bach anunció con satisfacción que serían cinco y muy importantes las ciudades aspirantes a los Juegos de Verano de 2024, lo que supone un alivio después de las penurias encontradas por el COI para encontrar una sede para los Juegos de Invierno de 2022, donde debió de elegir entre Pekín, la escogida, y Almaty (Kazajstán).

Bach anunció, además, que la puesta en marcha de la Agenda 2020 para simplificar el proceso de selección y hacerlo más transparente y económico. El número de presentaciones de las candidaturas se reduce de nueve a tres y será el COI quien pague los hoteles de los delegados que evalúen las candidaturas. A cambio, el organismo olímpico ha exigido a las ciudades candidatas respetar los derechos fundamentales de las personas en todos los sentidos. “En el contrato de ciudad organizadora el COI ha dejado claro que la práctica del deporte era un derecho humano y que todas las personas pueden practicarlo independientemente de su raza, su sexo o su orientación sexual, como estipula la Carta Olímpica”, dijo Bach, en referencia a lo sucedido en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014, donde las leyes antigay del presidente de Rusia, Vladimir Putin, generaron protestas de los deportistas. También las ciudades se han comprometido a respetar las leyes laborales, respetar los derechos de los trabajadores, no utilizar empleo infantil y aplicar todos los protocolos internacionales en materia de urbanismo, anticorrupción, medio ambiente y salud.

No hay comentarios: