martes, 29 de septiembre de 2015

Tres muertos y quince heridos en un conflicto minero en Perú

Manifestantes que se oponen al proyecto minero cuprífero Las Bambas. / EFE

Provincias de la región de Apurímac están en paro indefinido en protesta por la disminución de estándares ambientales

JACQUELINE FOWKS Lima 29 SEP 2015 - 05:37 CEST


Las organizaciones civiles de dos provincias de la región Apurímac, en la sierra sur de Perú, empezaron el viernes 25 de septiembre un paro indefinido contra la empresa china MMG a cargo del proyecto minero Las Bambas, en rechazo a una modificación de estándares ambientales del mayor emprendimiento de extracción de cobre del país. Las movilizaciones de este lunes fueron repelidas por la policía con disparos que han causado por lo menos tres muertos y 15 heridos de bala, además de 30 detenidos.

Henry Chávez, trabajador en Apurímac de la ONG Observatorio de Conflictos Mineros, dijo a EL PAÍS que “como ya está oscuro y el enfrentamiento fue en el campo en una zona agreste, es posible que haya más muertos y heridos, incluso de la policía”. El trabajador estaba acompañando a algunos de los heridos en el puesto de salud del distrito de Challhuahuacho.

Chávez refiere que cuando la empresa MMG compró Las Bambas a la compañía suiza Xtrata, modificó el estudio de impacto ambiental anterior “y eliminó la construcción de un mineroducto desde la planta de molibdeno en la provincia de Espinar. La zona del proyecto minero es una cabecera de cuenca, la modificación fue sin consulta, amparados en decretos de promoción de la inversión dados por este Gobierno”.

Cuando la empresa MMG compró Las Bambas a la compañía suiza Xtrata, modificó el estudio de impacto ambiental

El 5 de septiembre, en una asamblea de las organizaciones civiles y campesinas agrupadas en el Comité Central de Lucha de las provincias de Grau y Cotabambas, las más afectadas por el proyecto Las Bambas –que representa una inversión de 5.800 millones de dólares– decidieron convocar al paro, alegando que la empresa modificó ese instrumento ambiental “sin respetar los procedimientos de participación ciudadana y el derecho a la información”. Los líderes indicaron en el acta de la cita que invitaron cinco veces a los representantes de MMG y del Ministerio de Energía y Minas a que les expliquen el cambio en el estudio de impacto ambiental, pero no tuvieron eco.

Al no existir un mineroducto, el material tendrá que ser transportado en camiones, y la población local ve riesgos de contaminación de sus recursos.

Chávez indicó que las organizaciones de Grau y Cotabambas han dirigido cartas al Gobierno, pidiendo que intervenga en la cuestión, pero no han recibido respuesta. “Por ello estaban en el cuarto día de paro, en una manifestación pacífica. Hubo una reunión de unas 10.000 personas en el puente Chalhuahuacho, pero los hechos han sido en el paraje de Fuerabamba. El Estado no ha tenido presencia, los han dejado solos con unos 2.000 o 2.500 policías”, agregó. El 24 de septiembre, el Gobierno aprobó una norma para que el Ejército ingrese a la zona en apoyo de las operaciones policiales debido a la convocatoria del paro, y los militares permanecen allí.

Pocas horas después de conocerse de las muertes por este conflicto minero, la Defensoría del Pueblo invocó al cese inmediato de la violencia y a que se concrete un espacio de diálogo solicitado en el pasado por las autoridades locales. “Hacemos un llamado a la Policía Nacional a hacer un uso racional de la fuerza e invocamos a los dirigentes y ciudadanos a no hacer uso de medios violentos durante la protesta. Las autoridades municipales y la empresa minera MMG vienen solicitando un espacio de diálogo para atender los pedidos planteados en la plataforma de lucha de las organizaciones sociales y comunales de Cotabambas y Grau, se hace un llamado a que se acoja este pedido”, solicitó la institución estatal.

No hay comentarios: