domingo, 11 de octubre de 2015

EE UU indemnizará a las víctimas del ataque al hospital en Afganistán

El centro hospitalario tras el ataque. / NASIR WAQIF (AFP)

El Pentágono ha reconocido que el bombardeo fue un error en la cadena de mando

Obama pide perdón a la presidenta de Médicos Sin Fronteras


EFE Madrid 11 OCT 2015 - 16:58 CEST

El Pentágono ha anunciado que pagará indemnizaciones a los civiles heridos y los familiares de los fallecidos en el ataque estadounidense sobre un hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Kunduz (Afganistán), en el que murieron 22 personas.

"El Departamento cree que tiene que afrontar las consecuencias del trágico incidente en Kunduz", afirmó el portavoz del Pentágono, Peter Cook. "Un paso que puede dar el Departamento es hacer pagos de condolencias a los civiles no combatientes heridos y las familias de civiles no combatientes asesinados como resultado de las operaciones militares estadounidenses", agregó

MÁS INFORMACIÓN
Estados Unidos asume el “error” de atacar el hospital de Kunduz
EE UU asegura que Afganistán solicitó el ataque al hospital
Un bombardeo de EE UU mata a 19 personas en un hospital de Médicos sin Fronteras afgano
MSF dice que informó a EE UU tras el primer ataque sin obtener respuesta

El portavoz explicó que las fuerzas estadounidenses en Afganistán "tienen la autoridad de hacer pagos por condolencias y pagos destinados a la reparación del hospital", según lo establecido en un programa de respuesta ante emergencias. Las fuerzas estadounidenses en Afganistán "trabajarán con los afectados para determinar los pagos apropiados". "Si es necesario y adecuado, la Administración requerirá más autoridad al Congreso" para llevar a cabo esos pagos, agregó.

El Pentágono ha admitido que el ataque al hospital de MSF, en el que murieron 22 personas, 12 de ellos miembros de la organización, fue un error que pasó por la cadena de mando estadounidense. El presidente de EEUU, Barack Obama, pidió disculpas esta semana a la presidenta de MSF por el bombardeo que, según la ONG, fue un crimen de guerra. Además, MSF ha desmentido las versiones de Afganistán de que en el hospital había terroristas y desde allí se estaba atacando a sus fuerzas, razón por la que se pidió a Estados Unidos efectuar el bombardeo.

El Departamento de Defensa está investigando el incidente y espera poder publicar en un mes las conclusiones preliminares de su pesquisa. Pero MSF ha pedido una comisión de investigación independiente, ya que no considera que la investigación del Pentágono pueda ser imparcial. El hospital atacado está parcialmente destruido y ya no funciona, lo que ha dejado a millones de afganos sin atención especializada en traumatología, pues este era el único lugar que ofrecía este servicio en el noreste del país.

No hay comentarios: