domingo, 11 de octubre de 2015

Gobierno prepara propuesta para una Nueva Constitución pero da un portazo a la salida extrainstitucional

Modificación contemplaría regulación de la asamblea constituyente y un plebiscito rectificatorio

Esto significa el triunfo de la denominada "vía institucional", lo cual significaría que cualquier modificación debería promoverse a partir de reglas impuestas por la actual Carta Magna, como una forma de asegurar su discusión dentro del Congreso Nacional.

Por EL MOSTRADOR (elmostrador.cl)


El comité político de La Moneda está elaborando una fórmula para reformar la actual Constitución y definir el mecanismo que permita avanzar hacia una nueva Carta Fundamental, el cual incluiría la regulación de la asamblea constituyente y un plebiscito rectificatorio. Sin embargo, esta propuesta daría un portazo a una salida extrainstitucional como lo propone el ala izquierda de la Nueva Mayoría y que han sido liderados por el movimiento Marca tu Voto AC.

Según consigna La Tercera, a las anunciadas campañas de educación cívica y de la conformación de cabildos para la participación ciudadana en el proceso, el Gobierno está trabajando en la propuesta que será finalmente será presentada al Congreso para que defina el mecanismo con el que se definirá la Carta Magna.

Una nueva Constitución ha generado reticencia, discrepancia y pocos consensos entre el Gobierno y la oposición, quienes han declarado ser contrarios a una modificación y sus argumentos se basan en que no es prioridad para Chile. Además, una nueva Carta Fundamental también ha provocado diferencias dentro de la Nueva Mayoría.

Los ministros Jorge Burgos (Interior), Nicolás Eyzaguirre (Segpres) y el vocero Marcelo Díaz son quienes han encabezado la elaboración de la nueva fórmula que pretende dejar atrás la resistencia de quienes se oponen a cambiar la Constitución dentro la Nueva Mayoría.

En ese sentido, el diario menciona que el entendimiento alcanzado para seguir avanzando en el tema es el triunfo de la denominada "vía institucional" para un cambio a la Constitución, lo cual significaría que cualquier modificación debería promoverse a partir de reglas impuestas por la actual Carta Magna, como una forma de asegurar su discusión dentro del Congreso.

Esta propuesta es contraria al sector más de izquierda del oficialismo, quienes han planteado la necesidad de realizar una Asamblea Constituyente como mecanismo que permita legitimar una nueva Constitución ante la ciudadanía, especialmente la crisis que atraviesa la clase política producto de los casos Penta y SQM.

La información consigna también que la fórmula, que deberá ser aprobada por la Presidenta Michelle Bachelet y que sería anunciada esta semana, ya fue dada a conocer por Burgos en un encuentro con un grupo de académicos del Centro de Estudios Públicos (CEP).

En esa ocasión, el titular del Interior habría explicado que el proyecto de reforma constitucional incluye una suerte de nuevo capítulo dentro de la actual Carta Magna, el cual podría ser integrado al texto original como una disposición permanente o bien quedar anexado en un apartado como una disposición transitoria.

Una de las fuentes consultadas y que participó en dicho encuentro precisó que la propuesta de La Moneda también incluiría una regulación de los plazos y requisitos para reemplazar el texto actual, detallando al menos tres mecanismos alternativos para la elaboración de una nueva Constitución, entre la que se incluiría la asamblea constituyente.

De esta forma, los ministros que encabezan el proceso se han reunido con abogados constitucionalistas como Patricio Zapata y Jorge Correa Sutil, con quienes se han asesorado en la elaboración de la propuesta.

Los secretarios de Estado ya habrían incorporaron en su propuesta una definición del mecanismo de asamblea constituyente, el que contemplaría un número de delegados menor a los 400 y que fue propuesto por el PPD.

Además, uno de los puntos que convoca acuerdos totales en La Moneda es el tema del quórum por el que debiera regirse el proyecto una vez ingresado en el Congreso, siendo el propio titular de Interior quien ha promovido la idea de que en la misma propuesta del Gobierno quede establecido que para la aprobación se necesitan 2/3 del Congreso, lo que en cifras significa 80 diputados y 25 senadores.

Con esto, será el Congreso con su nueva conformación el que definirá entre las alternativas propuestas por el Ejecutivo, el mecanismo que se utilizará para la elaboración de una nueva Constitución.

No hay comentarios: