domingo, 25 de octubre de 2015

Exigen libertad para López tras confesar el fiscal que lo acusó con 'pruebas falsas'

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, junto a su esposa y ministros, en el Panteón Nacional en Caracas. REUTERS

Los familiares, los defensores y la oposición venezolana reclama su salida de la cárcel tras el vídeo autoinculpatorio del acusador

Por ÁLEX VÁSQUEZ Caracas (@danilozanomadri)


Familia y defensores de Leopoldo López, junto a dirigentes opositores, reaccionaron al unísono tras conocer la huida y confesión del fiscal de su juicio, el mismo que pidió la condena de casi 14 años de cárcel para el líder de Voluntad Popular. Todos ellos reclamaron libertad para el preso político, una libertad que no está ni mucho menos cerca pese a las contundentes revelaciones de las últimas horas.

El vídeo protagonizado por el fiscal Franklin Nieves dejó atónito a medio país. El acusador más duro durante el proceso aparece nervioso, realizando una denuncia histórica pero sin pedir perdón en ningún momento, pese a haber sido cómplice de lo que él mismo denuncia. "Decidí salir con mi familia de Venezuela (fuentes judiciales aseguran que está en Miami) en virtud de la presión que estaba ejerciendo el Ejecutivo nacional y mis superiores jerárquicos para que continuara defendiendo las pruebas falsas con que se había condenado a López", afirma sin rubor.

El Neves, en el vídeo en que asegura que huyó del país por presiones del Gobierno venezolano. EFE

Las mismas "pruebas falsas" con las que debía combatir la apelación de la defensa del preso político. La Corte de Apelaciones debe responder a la petición de los abogados de López esta semana que entra, en la que también se espera que el ahora arrepentido Nieves siga narrando "toda la verdad de lo que aconteció", como él mismo adelanta en el vídeo.

"El juicio contra Leopoldo López se encuentra viciado de nulidad absoluta. La condena debe ser revocada e inmediatamente liberado", clamó el defensor Juan Carlos Gutiérrez.

Freddy Guevara, coordinador nacional de Voluntad Popular, concluyó que el vídeo confirma la inmoralidad del sistema venezolano, que está dominado por razones políticas. "Con el caso de Leopoldo queda claro que es inocente, que ese juicio es nulo y que Leopoldo debería salir en libertad", expresó. La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) también fue concluyente en su primera reacción: "El sol de la libertad va a llegar a Venezuela".

Antonieta Mendoza de López, madre del dirigente, se unió a la exigencia de libertad para su hijo, tras conocer que el fiscal empeñado en acusar a López de desatar la violencia que provocó las muertes en la protesta del 12 de febrero del 2014 asegurara que fue presionado para acusarlo con pruebas falsas. "El juicio contra Leopoldo López fue la mano del régimen, queriendo eliminar a quienes lo desenmascararán... [Esto] muestra el estado de nuestra democracia", señaló.

"¡En 3 días la libertad estará más cerca!", escribió Lilian Tintori en su cuenta de twitter. La mujer de López se encuentra fuera del país, asistiendo al periodo de sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Una esperanza, la libertad, que todavía estaría muy lejos según el precedente más parecido ocurrido hace tres años con el ex magistrado Eladio Aponte. Sus confesiones no revocaron las sentencias contra varios presos políticos.

La huida y confesión de Nieves suceden en el peor momento para la historia de la revolución: Venezuela sufre una gravísima crisis económica y social cuando sólo faltan seis semanas para las trascendentales elecciones parlamentarias. Las encuestas otorgan a la oposición entre 30 y 18 puntos de ventaja sobre la alianza bolivariana.

La Justicia más revolucionaria

El precedente más cercano a lo que sucede estas horas en Venezuela tiene nombre: Eladio Aponte. El ex magistrado del Tribunal Supremo, el superjuez favorito de Chávez, también huyó en 2012 a EEUU, pactando con la DEA, cuando vio amenazado su poder dentro de la revolución por su vinculación con un narco local. Aponte confesó durante una entrevista televisiva en Miami y lo que dijo asombró al país: "Todos los viernes hay una reunión en vicepresidencia, con la presidenta del Supremo, el fiscal general, la procuradora, la contralora, el presidente de la Asamblea... De allí es donde sale la directriz de lo que va a ser la justicia, salen las líneas conductoras de la justicia". Y no sólo desde allí, también directamente desde el Palacio presidencial de Miraflores. Aponte reconoció que fue el propio presidente Chávez quien le exigió la condena para los comisarios de Caracas tras el golpe de 2002. El "comandante supremo" también intervino en el caso de los falsos paramilitares colombianos y en la condena contra la jueza María Afiuni.

No hay comentarios: