miércoles, 14 de octubre de 2015

Francia firma contratos estratégicos con Arabia Saudí

El primer ministro Valls junto al rey Salmán de Arabia Saudí, este martes en Riad. / AP

París profundiza su influencia en la región tras los acuerdos con Egipto y Jordania

CARLOS YÁRNOZ París


Con la doble y habitual estrategia de las armas y el comercio, Francia está dando en los últimos meses pasos decisivos para incrementar su influencia en el inestable Oriente Próximo. Las exportaciones de armamento y los contratos de suministros tecnológicos se han disparado en varios países de la zona. El último ejemplo, este martes en Arabia Saudí, donde el primer ministro, Manuel Valls, y 20 empresarios franceses han suscrito acuerdos por valor de 10.000 millones de euros. Valls ha visitado también Egipto y Jordania, dos aliados que igualmente han incrementado este año sus lazos militares y económicos con Francia.

Arabia Saudí, la principal potencia económica del mundo árabe, cada vez más involucrada directamente en los conflictos de Yemen o Siria, se rearma a marchas forzadas. Francia le suministrará ahora 30 patrulleras rápidas y, a la vez, ambos países han firmado un acuerdo de exclusividad para negociar el suministro de satélites de telecomunicaciones y observación, según informa la oficina del primer ministro francés.

Rearmes con material francés

Egipto. Contratos por 5.900 millones. París suministrará 24 cazabombarderos Rafale, una fragata, misiles, dos portahelicópteros Mistral y sistemas de telecomunicaciones. Los acuerdos se han cerrado entre febrero y septiembre.

Qatar. Adquiere 24 Rafale y equipos militares por 6.300 millones. El acuerdo se alcanzó en abril.

Arabia Saudí. Firma de contratos por 10.000 millones, que incluyen 30 patrulleras rápidas y proyectos en el sector de satélites.

India. Preacuerdo para suministra a Delhi 36 Rafale y otros sistemas de armas por valor de 15.000 millones. Suscrito en abril.

Dentro de esa colaboración militar, Riad ha financiado las ventas de armamento francés a Líbano por valor de varios millones de euros. No se descarta que, en el futuro, Francia pueda suministrar a los saudíes cazabombarderos Rafale. O que París pueda ser un socio en la construcción de centrales nucleares en Arabia Saudí.

Los acuerdos firmados este martes incluyen la gestión francesa del agua en Riad, la distribución de energía o el suministro de transportes públicos por un valor cercano a los 5.000 millones. También hay proyectos para la construcción del metro en Riad, La Meca, Medina y Yedah. Y contratos en los sectores agroalimentario y sanitario.

En Egipto, donde Valls inició esta gira por Oriente Próximo, el primer ministro cerró el contrato para suministrar a El Cairo los dos portahelicópteros Mistral que París construía para Rusia. Suspendido este contrato por la crisis de Ucrania, Egipto ha comprado los buques por 950 millones de euros, el precio que Francia ha pagado a Moscú por la anulación del acuerdo. En febrero, El Cairo ya había comprado a Francia 24 Rafale, una fragata y misiles por 5.000 millones. Ahora, también se ha interesado en el suministro de satélites de la francesa Thales.

En El Cairo, y en presencia del presidente Abdel Fatá Al Sisi, Valls aseguró que “Egipto puede contar con Francia” porque los dos países tienen “un enemigo común (el Estado Islámico, ISIS en sus siglas en inglés) y porque los egipcios son “unos aliados centrales e insoslayables para tratar todas las crisis de la zona”, desde Siria a Libia, pasando por Yemen o el conflicto israelo-palestino.

La izquierda protesta por no criticar las violaciones de derechos humanos en los países aliados de Francia

En mayo, Francia concretó en Qatar sus planes para exportar equipos militares y rearmar a sus aliados. Vendió 24 Rafale, con misiles y otros sistemas de telecomunicaciones, por 6.300 millones.

En paralelo, los ejércitos franceses se han involucrado más y más en el conflicto de Oriente Próximo. Desde septiembre de 2014, 12 Rafale y Mirage franceses bombardean posiciones del ISIS en Irak y, desde el mes pasado, también en Siria. Los cazabombarderos actúan desde bases en Emiratos Árabes Unidos y Jordania. En este país, etapa previa a la de Arabia Saudí, el primer ministro visitó la base de los cazas franceses y un centro de refugiados.

En su periplo de cuatro días, Valls ha estado acompañado por los ministros de Exteriores, Laurent Fabius; Defensa, Jean-Yves Le Drian, y Transportes, Alain Vidalies, además de una veintena de empresarios, varios de ellos del sector armamentístico. En este año, el titular de Defensa ha visitado reiteradamente países de la zona. En mayo, fue el presidente François Hollande quien se desplazó a Arabia Saudí y a Qatar. Tiene previsto viajar a Egipto.

Partidos radicales de izquierda y organizaciones de derechos humanos han criticado que el Ejecutivo francés protagonice estos acercamientos sin criticar las violaciones de principios democráticos básicos en esos países. En Arabia Saudí, por ejemplo, se han realizado en lo que va de año al menos 135 ejecuciones. París ha pedido oficialmente que se suspenda la del joven Ali Al Nimr, condenado a pena de muerte por haber participado en 2011, cuando era menor de edad, en una manifestación contra el régimen saudí.

No hay comentarios: