martes, 20 de octubre de 2015

Obama logra aliarse con empresas contra el cambio climático

Obama en su reunión con empresarios, este lunes / MANDEL NGAN (AFP)

LA LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO »

Unas 80 compañías se comprometen a establecer medidas concretas para reducir las emisiones que causan el calentamiento


YOLANDA MONGE Washington 20 OCT 2015 - 01:03 CEST


La agenda del presidente Barack Obama estuvo este lunes marcada por la ciencia, con una mañana dedicada al cambio climático y una noche a la astronomía. Si al caer el sol el presidente de EE UU tenía previsto promover la educación científica y tecnológica, por la mañana se reunió con un grupo de directivos de grandes compañías para “discutir cómo enfrentar el cambio climático tanto en EE UU como a escala global”. Con él, 81 empresas se comprometen a establecer medidas concretas para reducir las emisiones que causan el calentamiento.

“Históricamente, cuando se comenzaba a hablar de un asunto como el del cambio climático, la percepción que se tenía era que se trataba de un tema medioambiental, para amantes de los árboles, y que a los empresarios, o bien no les importaba o lo veían como un tema que entraba en conflicto con sus intereses”, comenzó Obama su alocución ante los directivos reunidos en la Casa Blanca. “Hoy, sin embargo, están aquí representados algunos de los más extraordinarios negocios” del planeta, así como sus proveedores, declaró el presidente.

Nueve millones de empleados

Las compañías que, según la Casa Blanca, se han comprometido a tomar acciones concretas contra el cambio climático comprenden un amplio rango de sectores y son tanto estadounidenses como extranjeras.

Entre las empresas, destacan Nike, Ikea, HP, Sony, Starbucks, Siemens o McDonalds. Otras como Apple o General Motors firmaron un compromiso similar en julio.

Las empresas estadounidenses comprometidas representan el 30% de las 50 mayores de EE UU y emplean a nueve millones de personas en todo el país, según datos proporcionados por la Casa Blanca.

El pasado mes de julio, una docena de compañías que iban desde Apple a General Motors o Goldman Sachs firmaron un compromiso similar. Ahora, a pocas semanas de que se inicie la Conferencia Mundial del Clima de París, la Administración de Obama ha puesto su maquinaria a trabajar para alistar en su causa a más de 80 compañías. Eso sí, este lunes hubo importantes ausencias, ya que grandes petroleras como ExxonMobil o Chevron no estuvieron presentes en el encuentro con Obama.

Según Brian Deese, consejero del presidente en materia climática, el Gobierno no “va a parar de trabajar para lograr que más compañías firmen el acuerdo entre ahora y el tiempo que queda hasta París”. La conferencia en la capital francesa comienza el 30 de noviembre y finaliza el 11 de diciembre.

En opinión de Deese, a partir de ahora las compañías firmantes del acuerdo de la Casa Blanca se comprometerán a ser más transparentes respecto a sus operaciones y determinar si están cumpliendo con lo prometido.


Reducir emisiones


Algunos de los compromisos consisten en reducir las emisiones de carbono hasta el 50%, cortar el uso de agua en un 80% y garantizar que el 100% de la energía que obtienen procede de renovables. En la cumbre de diciembre, países de todo el mundo intentarán establecer un reglamento que limite que se incremente la temperatura global en dos grados centígrados.

Desde que llegó a la Casa Blanca, Obama tuvo entre sus objetivos de gobierno reducir las emisiones de carbono. Sin embargo, el asunto quedó en gran parte relegado al cobrar total protagonismo la reforma sanitaria y los ataques contra ella de los republicanos.

Ahora, Obama quiere volver a los orígenes, y aboga por una reforma ambiciosa para reducir las emisiones de las plantas energéticas un 32% en 2030 con respecto a los niveles de 2005, lo que supone un 2% más que en una propuesta antes formulada por la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, siglas en inglés).

La oposición republicana, en este como en otros asuntos, no ha dado tregua a la Administración demócrata, que ha respondido con continuas medidas que han molestado a la potente industria del carbón americana y a los Estados más dependientes de esa fuente de energía.

Ausentes las petroleras americanas

Barack Obama se reunió este lunes con directivos de importantes compañías que forman parte de Fortune 500. A su vez, unos 200 países se han comprometido a lograr un acuerdo durante la Conferencia Mundial del Clima de París que reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero.

A París llegarán miles de compañías decididas a combatir el calentamiento como un problema de esta generación, no de otra, como dijo en verano Obama. Allí estarán los principales productores de gas y petróleo europeos. Sin embargo, las grandes ausentes este lunes en la Casa Blanca fueron las petroleras americanas, como ExxonMobil o Chevron.

No hay comentarios: