miércoles, 28 de octubre de 2015

Otra forma de relacionarnos...

Marcela Espinoza Silva
Comité Central V Región 
Partido Socialista de Chile

Por Redacción - 28/10/2015 (laregionhoy.com)

El oportunismo del llamado a paralizar el día de hoy es el reflejo de una forma de relacionarnos que ya no da el ancho.

Se debe cautelar siempre lo público, no por un capricho, sino por el interés superior de un país. Es, en ese espacio donde los ciudadanos tienen garantías para ejercer sus derechos y materializar sus obligaciones.

Hay dirigentes que escriben que a los que estamos por esta postura “nos lavaron el cerebro”, con lo que se concluye la verdadera intención de negarse a un acuerdo para terminar con este complejo conflicto. Una asociación que dice representar a los funcionarios públicos, tiene que tener dirigencia que no apele a lo emocional sino a lo racional y justo. Como dirigenta política, me atrevo a decir que no apoyo el paro, debido a que pelear por un supuesto bono sin otras expectativas que dignifiquen realmente la carrera funcionaria, no tiene sentido político más que ganar el aplauso fácil y salir bastante en los medios. Eso sí, aclaro que jamás podría negarme y acompañar la justa lucha de los trabajadores, a las reivindicaciones necesarias, pero esas que VALEN realmente una movilización masiva y vinculante con la misma ciudadanía que hoy se ve afectada de forma brutal.

No puede ser que esto se vea como un “gallito” y nos riamos de los memes que circulan por la red, sin dimensionar el rol importante que juega un servicio público como lo es el Registro Civil “que te acompaña toda tu vida”

Este lamentable episodio es otra justificación para iniciar un proceso constituyente, tal como lo anunciara de forma histórica la presidenta Michelle Bachelet en cadena nacional, que nos permita discutir realmente lo que se espera de la función pública y como dejamos de hablar de la “ilegalidad” de las movilizaciones, para pasar al reconocimiento y la meritocracia.

Por otra parte, y para ser justa, las torpezas de quienes nos dirigen también deben reconocerse. Y más allá del oportunismo, que creo está operando en esta paralización después del último ofrecimiento del día de ayer por parte del gobierno, hay una gran responsabilidad de quien toma las decisiones en un ministerio tan relevante. No es casualidad que varios estemos poniendo en duda la real intención de fortalecer la sindicalización en la reforma laboral, proyecto que fue elaborado en sus ejes principales antes del último cambio de gabinete. 

Hay que aspirar a más y dejar de hablar desde la trinchera en que nos hemos cobijado por tantos años. Los problemas no solo se solucionan en la marcha, sino que hay que preguntarse si el marco institucional actual nos satisface. Tenemos la oportunidad única de comenzar a cimentar ese Chile más justo, pero siempre apelando a la razón pública.

No hay comentarios: