domingo, 25 de octubre de 2015

Porque Hillary Clinton vuelve a sonreír

Hillary Clinton, este viernes. / EVAN VUCCI (AP)

ELECCIONES ESTADOS UNIDOS 2016 »

La candidata demócrata sale reforzada de nueve intensos días de escrutinio


Las comparecencias de Hillary Clinton en imágenes desde 1993


JOAN FAUS Washington 24 OCT 2015 - 00:16 CEST


“Menuda semana, ¿no?”. La pregunta la lanzó este viernes Hillary Clinton en un acto sobre liderazgo femenino en Washington. Al día siguiente de su comparecencia en el Congreso, la favorita a la nominación del Partido Demócrata en las elecciones presidenciales de 2016 inició una nueva etapa en su campaña tras superar nueve intensos días. A continuación, se repasan los cinco principales motivos por lo que estos días han sido beneficiosos para Clinton:

1. La mejor semana

El 13 y el 22 de octubre eran dos fechas clave en el calendario electoral de Clinton. La primera: el primer debate televisivo de los candidatos demócratas. Y la segunda: la comparecencia de la ex secretaria de Estado en el comité del Congreso que investiga el atentado en 2012 al consulado estadounidense en Bengasi (Libia). Clinton salió reforzada de ambas citas. Y un día antes de su comparecencia, recibió una buena noticia: el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, descartó optar a la nominación demócrata.

2. Las claves del éxito ante el Congreso

Clinton, el jueves en el Congreso /JACQUELYN MARTIN (AP)

En las 11 horas de comparecencia en la Cámara de Representantes, Clinton se mostró segura y exhibió tablas. Además, a punto de cumplir 68 años, mostró resistencia física y mental en una sesión maratoniana. Como en el debate televisivo, combinó templanza con una actitud humana. En el Congreso, la ex primera dama evitó entrar en el cuerpo a cuerpo con los legisladores republicanos. Dejó a los legisladores demócratas la confrontación con los republicanos.

3. La ayuda de los republicanos

Clinton tuvo un aliado en los legisladores republicanos del comité. Exhibió una mayor preparación que ellos, como ya sucedió en el debate televisivo. Los republicanos trataron de incomodarla, con preguntas repletas de detalles, como en un interrogatorio policial. Pero apenas pusieron en aprietos a Clinton, que se mostró tranquila e incluso respondió con ironía a algunas interpelaciones. Por ejemplo, cuando la representante Martha Roby le preguntó si estuvo sola en su casa toda la noche del 11 de septiembre de 2012, el día del atentado en Bengasi. [El vídeo se muestra a continuación en inglés]

4. El efecto en los partidos

La comparecencia de Clinton apenas aportó novedades sobre el atentado. Los republicanos esgrimirán posiblemente que eso es un ejemplo de la reticencia de la exsenadora a dar explicaciones. Al fin y al cabo, fue el comité sobre Bengasi el que destapó que, como secretaria de Estado (2009-2013), solo usó un correo electrónico privado y que borró la mitad de sus emails, lo que alimentó las sospechosas de opacidad y frialdad que rodean al matrimonio Clinton desde hace décadas. En cambio, para los demócratas, es posible que la comparecencia lime suspicacias en los sectores más izquierdistas y la candidata pase a estar más arropada por la mayoría de su partido.

5. Un camino más despejado

Tras esos nueve días, Clinton tiene el camino más despejado en el campo demócrata, en el que saca una amplia ventaja al senador independiente Bernie Sanders. Al margen de no presentarse Biden, dos aspirantes -con escaso apoyo- han anunciado en este intervalo de tiempo la retirada de su candidatura: los exsenadores Lincoln Chafee y Jim Webb. En cambio, en el campo republicano, sigue reinando la confusión. Hay 15 candidatos y lideran los sondeos dos outsiders que se jactan de no ser políticos: Donald Trump y Ben Carson.

No hay comentarios: