lunes, 2 de noviembre de 2015

Washington avanza para reducir la incertidumbre

La Reserva Federal y el Congreso dieron pasos relevantes para reducir la incertidumbre de las políticas monetaria y fiscal

NATHANIEL KARP

Esta semana la Reserva Federal y el Congreso dieron pasos relevantes para reducir la incertidumbre de las políticas monetaria y fiscal. Por una parte, en la última reunión de la Fed se acordaron tres cambios importantes. Primero, la entidad mejoró su valoración sobre el estado actual de la economía, señalando que el gasto de los consumidores y la inversión han crecido a tasas sólidas y no de manera moderada, tal y como se catalogaba el mes pasado. Segundo, se eliminó la frase (introducida tan sólo un mes antes) sobre los posibles efectos negativos tanto en el crecimiento como en la inflación, que traerían consigo la desaceleración global y la volatilidad financiera. Finalmente, indicó que es posible un aumento en la tasa de interés en su próxima reunión de diciembre, si las condiciones económicas observadas y esperadas son las adecuadas. Esto hace pensar que la Fed se encuentra menos preocupada por la debilidad externa y se prepara para retomar su estrategia de normalización de la política monetaria.

Resulta difícil defender este giro de 180 grados en tan solo seis semanas, teniendo en cuenta que los datos económicos siguen mostrando presiones bajistas. Por ejemplo, las exportaciones se han reducido a su nivel más bajo en tres años, el índice de confianza del sector manufacturero alcanzó su mínimo en los últimos dos años, los precios de las importaciones continúan cayendo en términos interanuales a una tasa de doble digito y la creación mensual neta de empleos se desaceleró de 214.000 en enero-julio de 2015 a 139 mil en agosto-septiembre. Otra posibilidad es que la entidad que preside Janet Yellen busque imprimir un sello de confianza ante la debilidad externa y realinear las expectativas de política monetaria, después de una posible sobrerreacción de los mercados financieros tras el comunicado de septiembre. En cualquiera de los casos, lo cierto es que en el último mes la probabilidad implícita de un aumento de tasas en diciembre se ha incrementado significativamente al pasar de un 8% a un 43%.

Por otra parte, después de varios años de estancamiento político, la Cámara de Representantes aprobó medidas para asegurar la financiación del gobierno y aumentar el techo de endeudamiento por dos años. El Senado podría ratificar estas propuestas próximamente y, con ello, eliminar el riesgo de un cierre de la actividad del gobierno y de impago del sector público. Lo anterior se suma a otras negociaciones a puerta cerrada que, en su conjunto, sugieren un cambio de estrategia entre ambos partidos en la antesala de las elecciones presidenciales de 2016. De ser así, el Congreso podría aprobar en las próximas semanas un plan para permitir la repatriación de capitales a una tasa impositiva baja, que serviría como base para obtener recursos para financiar el fondo de carreteras federales. Además, también podría avanzar para aprobar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en ingles) y eliminar la prohibición para la exportación de petróleo crudo. De concretarse todo lo anterior, se disminuiría significativamente la incertidumbre fiscal que ha estado frenando el ritmo de crecimiento económico en los últimos años.

Nathaniel Karp es economista Jefe para EEUU de BBVA Research.

No hay comentarios: